Bienvenida lamentable | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-29 05:00:00

Bienvenida lamentable

Cualquier diferencia frente a cualquier columna anterior es causada porque en el momento me encuentro inmensamente impactado. Después de 6 meses de estar alejado de las calles de la ciudad no tan bonita de Bucaramanga, volver a ellas es todo un reto.
Bienvenida lamentable

Aunque la primera señal de que ya estaba cerca de mi Bucaramanga fue de cierta felicidad al ver las caras de mi familia, la imagen del reencuentro fue afectada por un agudo chillido.

La banda transbordadora de las maletas parecía un niño en el primer día de colegio. Lloriqueaba con tanta agudeza que la espera de las maletas se convertía en toda una pesadilla. La gran ilusión del reencuentro se vio desmoronada por una incomprensible carencia de fondos de la Aerocivil (de más de tres semanas), de la que me enteré cuando traté de encontrar alguna explicación para semejante atropello contra la imagen de nuestra región. Tengan ustedes la plena seguridad de que el extranjero que viene no sabrá nunca que la culpa es de la aeronáutica civil,  y la que se verá pisoteada es nuestra ciudad. ¿Qué ganas quedaran de volver  con semejante recibimiento en esa calurosa e inhóspita sala? Y lo peor es que el terrible gemido de la banda era solo el comienzo de otros tropiezos.

Después de dos días viajando, la subida de más de tres maletas al segundo piso del aeropuerto no fue nada agradable. Un problema que no se trata de qué tan débil o fuerte sea yo,  se trata de la inutilidad para pensar que una ciudad puede ser, “bonita” “universitaria”, “competitiva”, y “global” dando una bienvenida de esas medidas. Para mí no hay problema, pero cuando venga un conferencista universitario, un empresario asiático o un comprador europeo, el contraste frente a lo que se encuentra en el resto del mundo es como para coger ahí mismo un vuelo de vuelta. Y me da pena con ustedes el pesimismo, pero todo esto fue sin salir del perímetro del aeropuerto.  Los primeros acercamientos a mi ciudad en el abandonado Palonegro se vieron seguidos por la obra de la carretera que lleva más de dos años de atraso y el interminable trancón del puente de Girón que se cayó en Noviembre de 2007.  Un puente ausente que sigue siendo reemplazado por un puente provisional que deja entrever la ineficacia de nuestros gobernantes y la carencia de un verdadero compromiso por nuestro desarrollo.

Mi propuesta: Sentido común. No soy amante del negativismo. Creo que uno debe  tener un espíritu positivo, pero la verdad es que lo que he visto estos últimos dos días no me deja otra salida. Esta columna no es una critica constructiva o destructiva, es un llamado a que entendamos la lógica del desarrollo.  Y como pueden ver hasta aquí, en la narración no he pisado la ciudad y la historia de este reencuentro continuará. CC a: Aeronáutica Civil, Presidencia de la República. Andi Bucaramanga. Comisión de Competitividad Santander.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad