¡Muera Pablo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Vie Ene 19 2018
19ºC
Actualizado 06:14 pm

¡Muera Pablo! | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-29 05:00:00

¡Muera Pablo!

La resurrección de Pablo Escobar y la subcultura “narco”, puesta en escena con muñecas, capos, tetas, carteles y toda esa fauna bien criolla que la rodea, está teniendo un efecto muy adverso entre la gente; un efecto de relajación, de olvido, perdón y hasta mal disimulada admiración.
¡Muera Pablo!

Las niñas se disfrazan de “la Perrys” –y no para Halloween, sino simplemente para salir con amigos-, los mocosos fantasean con las hazañas heroicas de los más odiados villanos y la deshonestidad de las autoridades luce como una graciosa travesura. Ni qué hablar del paradigma creado en torno a las mujeres: degradadas, indignas, objetos útiles, maltratadas, simples parásitos de un hombre y siempre menos. Una afrenta descarada al inmenso costo que ha pagado Colombia por el enseñoramiento del narcotráfico en las instituciones, la política, la sociedad y, no menos importante, un insulto al buen gusto. No se trata de tender un manto de ocultismo sobre lo que pasó, pero hay que enfocarlo. En Alemania se habla de Hitler y el Holocausto, pero con vergüenza, condena y oprobio.

Además es empalagoso y ya falto de originalidad. Le oí decir a una profesora de humanidades que el enfrentamiento a “nuestra realidad” a través de estas series es menos dañino para los niños que las series que contienen altas dosis de escenas de sexo explícito. No me aguanté y tuve que replicar; prefiero que una hija sea “buen polvo” en lugar de una tetona inmoral, subyugada a los caprichos de un delincuente. Además, lo que se ve allí no es ni fue nuestra realidad en el contexto del narcotráfico. ¿Se nos olvida el terror, la dictadura del dinero sucio sobre cualquier otro mérito? ¿Acaso no recordamos las matanzas en las discotecas? ¿No era aterrador vivir en un lugar en el que ninguno de nuestros esfuerzos o capacidades (en el deporte, el trabajo, el comercio, la industria, la política) tenían valor frente al poder del dinero que a chorros se radicaba en una recua de palurdos criminales surgida de la zupia?

Pablo murió y muera todo lo que giraba en torno suyo. Muera su recuerdo y que sólo sobrevivan la vergüenza y el dolor colectivos que causó. Que bajemos la mirada con dignidad pero con vergüenza, cuando las mafias cometen crímenes y que nuestros hijos quieran ser gente distinta que desprecia el dinero sucio.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad