Mar Dic 6 2016
24ºC
Actualizado 03:22 pm

¿Como nos ven, nos tratan? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-29 05:00:00

¿Como nos ven, nos tratan?

Que usted no sea nada superficial, que poco le importe lo que piensen los demás, que se vista para usted y no para el resto del mundo, está bien.
¿Como nos ven, nos tratan?

Pero como todos los extremos son malos, no puede pasar al otro lado y creer que usted puede vestirse como quiere. Tal decisión influirá en su imagen como profesional.

El poderío, el estatus y su profesionalismo también puede colgar de un hilo si no sabe vestirse.

Y no es culpa suya sino de una mala asesoría.

Por eso, tenga en cuenta lucir fresca y descomplicada, sin perder seriedad ante sus jefes. También, cuando requiera toda la seriedad del mundo, recuerde proyectar una imagen sobria y elegante.

No es que el vestuario le dé el profesionalismo, ‘la pilera’ o la importancia que usted tiene, pero no podemos obviar el poder de las prendas de vestir. Conózcalo.


preguntas y respuestas

Margarita Santander

Experta en protocolo y etiqueta

¿Como nos ven, nos tratan?

“Claro que sí, se trata del primer impacto visual. Como dice un dicho ‘no hay segunda oportunidad para causar una buena impresión’ y se puede aplicar en concepto de imagen, de presencia y apariencia.

La idea es vestirse bien de acuerdo a la ocasión, de acuerdo al clima, a la hora del día, a la edad y a la condición empresarial que uno tenga.

Hay cuatro dimensiones de la imagen: la clase, el porte, la elegancia y el estilo, elementos indispensables en la imagen empresarial.

El estilo es cómo se viste, cómo se comporta, cómo lo dice. El porte es la postura corporal y la forma de caminar. La clase es aquella claridad misteriosa que se nota en la persona por ese conjunto en su forma de vestir, de decir las cosas, y por último la elegancia, saber combinar las texturas, los colores y no rayar en la exageración. Definitivamente somos un lenguaje”.

¿Qué recomendaciones debemos tener en cuenta siempre para que nuestro vestuario sea de poder?

“Hay una frase de un autor anónimo que dice ‘hay un momento justo para hacer lo justo’. El vestuario es fundamental para la imagen personal corporativa, estamos hablando de apariencia y presencia. La apariencia en nuestro medio empresarial es supremamente exigente. En estos casos podríamos entrar en un debate de ‘si el hábito hace al monje’.

La mujer no debe perder de vista el enfoque empresarial, debe respetar los códigos de su empresa, su imagen corporativa. Una mujer ejecutiva, brillante, inteligente, debe ser consecuente con su apariencia. Pero el problema es que algunas se dejan llevar por estereotipos de la moda que llevan las presentadoras de televisión, que para el contexto de ellas está bien pero para la oficina no.

Las mujeres deben llevar vestuarios que les permitan lucir su cuerpo, su silueta, de forma elegante y femenina. Como el clima no da para llevar el tradicional traje ejecutivo, pueden usar prendas vaporosas y no tan cerradas teniendo en cuenta siempre su sentido común”.

En el caso de los hombres, ¿qué no pueden olvidar?

“Hay ocasiones que necesitan por obligación traje entero de saco y corbata, y para eso deben elegir trajes en algodón, en fibras muy frescas, no caer en las lanas o poliéster, porque el clima no lo permite. Indispensable buscar una buena asesoría para que el traje corresponda con la condición climática.

La moda casual les permite usar a diario camisas de algodón cien por ciento, camisetilla de algodón debajo de la camisa y trajes en texturas o fibras frescas para estos climas.

Lo que no conviene es usar polos para trabajar, son más para los sábados porque esta prenda tiene problemas con los cuellos, se deforman fácilmente y no se ven bien. Pero además de la apariencia no deben olvidar afeitarse todos los días, peluquearse, cuidar sus manos, lustrar sus zapatos, que el color de las medias combine con los pantalones.

Tampoco nada de camisas ajustadas si están subiendo de peso, ni acudir a la camisa que lleva años en el armario y que siempre se usa para el saco y corbata. Para un hombre obeso lo mejor son las camisas con colores planos”.


¿El jean funciona con mi apariencia de poder?

Si lo elige como debe ser y lo combina bien, es perfecto. Así lo explicó la experta en protocolo Margarita Santander.

“En el caso de los arquitectos, ingenieros, les va muy bien un jean clásico con zapatos camel. Pero no se puede elegir un jean desgastado, roto en las botas, que tenga rotos así estén de moda”.

La profesional indicó que para la mujer también se convierte en una prenda vestidora, con botas, camisa blanca y chaqueta de textura ligera.

“Esa combinación nunca nos hará quedar mal”, agregó Santander.

Un vestuario de poder

Para lograr un vestuario de poder, la empresaria y modelo Belky Arizala presentó sus recomendaciones:

• Logre una combinación entre lo que tiene puesto y lo que va decir para que pueda convencer.

• No importa la marca, ni el diseñador, ni el valor de la ropa, si lo que va a decir no convence.

• Elija una chaqueta negra o blanca, incluso del color que más vaya con su personalidad. Combínela con un jean, botas, accesorios pequeños en el cuello o en las manos, que la hagan ver libre.

• Si le encantan los vestidos, elija uno por encima de la rodilla o largo y déle un toque de sofisticación con un cinturón.

• Si es atrevida puede lucir un sombrero o boina, que quedan muy bien para clima frío o cálido.

¿Qué imagen quiere vender?

Si usted quiere vender una imagen sobria, elegante y sexy puede jugar con estos accesorios:

1. Una chaqueta formal

2. Un jean ajustado

3. Botas o tacones.

4. Sastre y minifalda.

LISTA

Tenga en cuenta:

1 Asegúrese de desarrollar su propia marca personal. Lleve un vestuario que lo identifique y que la llene de poder.

2 Piense en el maquillaje que la hará más visual.

3 Desarrolle un lenguaje corporal que transmita confianza y credibilidad.

4 Identifique la forma de su cuerpo y resalte sus atributos.

preguntas y respuestas

Belky Arizala

Asesora de imagen, empresaria y modelo profesional

¿Como nos ven, nos tratan?

Podemos decir por un lado que son paradigmas que se inventó la sociedad. Pero la mayoría de veces es porque la gente no tiene asesoría.

No puedo decir de una niña que se vista con escote y minifalda que pueda tener una conducta indecente, pero sí puedo decir que tiene una mala asesoría.

Se puede vender una imagen con el vestuario pero éste tiene que ir ligado con lo que se es y lo que se sabe.

Con un buen vestuario se logra vender una imagen sobria, elegante y a la vez sexy.

¿Cómo hace Belky Arizala para proyectar esa imagen de empresaria sin perder su feminidad y seguir impactando?

Detrás de un escritorio también podemos vernos atractivas, pero cuando vamos a una reunión con empresarios debemos canalizar esa imagen seria y ejecutiva, no sólo con el vestido sino con lo que se va a decir.

Yo me encargo de vender una mujer con credibilidad y criterio, que sea consecuente. Para eso se debe tener claro qué se quiere transmitir y qué se quiere vender: respeto y seriedad, sin dejar a un lado la frescura, ser agradable y tener buen sentido del humor.

LISTA

Tenga en cuenta

1 En el contexto empresarial la discreción no raya con nada.

2 Además del vestuario se debe tener en cuenta la apariencia física, saludable.

3 Evite los ‘tics’.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad