Otra fricción más | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
25ºC
Actualizado 04:20 pm

Otra fricción más | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-30 05:00:00

Otra fricción más

Otra fricción más

El incidente se presta para inflar reacciones y lanzar epítetos grandilocuentes en un momento en que en el interior de Venezuela el gobierno de Hugo Chávez atraviesa dificultades internas como consecuencia de la crisis de abastecimiento de energía eléctrica a la ciudadanía, la devaluación del bolívar, las protestas estudiantiles y la toma de medidas que han provocado la inconformidad del venezolano de a pie.

En Colombia se considera que estamos ante una maniobra de distracción provocada por Caracas para enfriar el clima interno. Es decir, que en las complicadas relaciones entre los dos países, una vez más se sacrifica la política externa para tender una cortina de humo en torno a una difícil crisis doméstica y se agita el nacionalismo con propósitos personales. En resumen, que se trata de un episodio que tiene como eje el distraer a la opinión pública venezolana.

Pero más allá de eso, Colombia y Venezuela caminan sobre el filo del cuchillo. Las ideologías de sus dos gobiernos son antagónicas, ambos regímenes tienen un marcado presidencialismo y los Mandatarios de las dos naciones tienen personalidades muy fuertes. A ello se suma el espíritu expansionista del proyecto Chávez, su estrategia de apoyar a la guerrilla para obtener beneficios en la puja Caracas – Bogotá y la celosa posición defensiva del gobierno Uribe que ante ello ha buscado la sombra del poderío de E.U. para prevenir cualquier incidencia del país vecino en el conflicto armado interno colombiano.

De allí podría surgir la posibilidad real de una confrontación internacional. Ello hace que hoy las tensiones entre Colombia y Venezuela se inscriban en el listado de países vecinos que viven en el dilema diario de padecer un episodio armado, como ocurre entre India y Pakistán, las dos Coreas, Perú y Chile, y otras naciones de Asia, África y Latinoamérica.

El dilema de seguridad entre Caracas y Bogotá cada día gana un escalón más. La estrategia no es la distensión sino que el vecino opuesto dé marcha atrás. Así, las señales, medidas y acciones de ambos países no solo deben pregonar ser sensatas sino realmente serlo o cualquier error hará que de la desconfianza y sospecha se pase a actos bélicos de los que nos lamentaremos por decenios.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad