Blair “no se arrepiente” de haber derrocado a Hussein | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-30 05:00:00

Blair “no se arrepiente” de haber derrocado a Hussein

El ex primer ministro británico Tony Blair declaró ayer que “no se arrepentía” de haber derrocado a Saddam Hussein, al defender su decisión de meter al Reino Unido en la guerra de Iraq en marzo de 2003, una decisión que siete años después dijo que “volvería a tomar”.
Blair “no se arrepiente” de haber derrocado a Hussein

Al final de una comparecencia de seis horas ante la comisión que investiga ese polémico conflicto, Blair admitió que sentía “responsabilidad, pero no arrepentimiento” por haber contribuido al derrocamiento del presidente iraquí en el marco de una intervención que se estima dejó 100 mil muertos iraquíes y sigue dividiendo a los británicos.

Sus palabras fueron acogidas con gritos de “asesino” y “mentiroso” por dos miembros del público presentes en la sala, entre los que había familiares de algunos de los 179 soldados británicos muertos en Iraq, donde Londres desplegó 45 mil de sus hombres.

Saddam Hussein “era un monstruo que amenazaba no sólo la región, sino también al mundo”, que ahora es un lugar “más seguro”, concluyó Blair tras haberse sometido al largo interrogatorio de los cinco miembros del panel presidido por John Chilcot.

Sin embargo, Blair insistió en que la razón que le llevó a apoyar la intervención liderada por Estados Unidos no fue su derrocamiento, sino sus continuos desafíos a las resoluciones de la ONU sobre armas de destrucción masiva, ADM.

No hubo promesa encubierta

Blair negó haber hecho una promesa “encubierta” de apoyo militar a Bush si fracasaba la vía diplomática desde un año antes de la invasión, como sugirieron algunos de los testigos que desfilaron ante la comisión que investiga las circunstancias que llevaron a la participación

El ex primer ministro, al que la prensa llegó a apodar “caniche” de Bush, admitió sin embargo haber discutido “opciones militares” con el presidente estadounidense en su rancho de Crawford (Texas) en abril de 2002.

“Hubo una discusión general sobre la posibilidad de ir por el camino militar, pero obviamente argumentábamos que era sólo en caso de que fracasara la vía de las Naciones Unidas”, declaró.

Manifestaciones en contra de Blair

“Tony Blair debería ser juzgado por crímenes de guerra”, afirmó Will Prince, quien se manifestó junto a centenares de personas ante el centro de convenciones donde el ex primer ministro británico trataba de justificar su polémica decisión de meter a su país en la guerra de Iraq.

En primera línea, un grupo luciendo caretas de goma de Blair y con las manos manchadas de falsa sangre, llevaban un ataúd negro en el que podía leerse “precio de la sangre”. Un poco más lejos, una celda precaria encerraba a un falso Tony Blair enfrentado a sus declaraciones “falsas”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad