Publicidad
Jue Mayo 25 2017
28ºC
Actualizado 03:26 pm

Usuarios deberán pagar consecuencias de emergencia social | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-31 05:00:00

Usuarios deberán pagar consecuencias de emergencia social

Para muchos analistas los decretos de emergencia social recientemente emitidos por el Gobierno Nacional buscan solucionar un enorme y evidente hueco en la salud de los colombianos, pero parece que el costo será mayor que los beneficios.
Usuarios deberán pagar consecuencias de emergencia social

Para muchos sectores, la crisis económica mundial, la pérdida de empleos, el cierre de empresas, entre otros, no es buen escenario para mayor carga tributaria y la limitación de los servicios de salud.

Los recursos que pretende recaudar el Gobierno, según el ministro de Hacienda y Crédito Público, Óscar Iván Zuluaga, serían de 514 mil millones de pesos hasta diciembre, a través impuestos adicionales al consumo de cerveza, licores, juegos de azar y cigarrillos.

La cerveza, hasta diciembre de este año, tendrá IVA de 14%; mientras a partir de enero de 2011 la tarifa del gravamen será de 16 por ciento, con la cual el recaudo ascenderá hasta los 344 mil millones de pesos.

En cuanto a los juegos de suerte y azar, la nueva reglamentación establece que los fondos que obtengan los departamentos, municipios y el Distrito Capital derivados del monopolio de juegos de suerte y azar, deberán utilizarse en subsidiar la salud de la población de escasos recursos, entre otros.

De acuerdo con los decretos, los dineros recaudados por este medio se destinarán a financiar las prestaciones excepcionales en salud, tanto en el 2010 como en el 2011.

Otra de las decisiones adoptadas en materia tributaria tiene que ver con el consumo de cigarrillos y tabacos, para el cual fijaron una tarifa de 650 pesos durante el 2010 para cajetillas de 20 unidades. En el 2011 el valor del tributo pasa a 700 pesos.

Por otro lado, las tarifas del impuesto al consumo de licores, vinos aperitivos y similares se determinaron por cada unidad de 750 centímetros cúbicos o su equivalente.
Así, para los productos de hasta 35 grados de alcohol será de 256 pesos por cada grado y de 386 pesos por cada grado para los de más de más de 35 grados de alcohol.

Además, se limitan las coberturas del POS para evitar, que, según el Gobierno, se siga desangrando el sistema.
Hay limitaciones a coberturas, negación de medicamentos y servicios especializados y los usuarios afiliados deberán pagar más, e incluso a veces todo, el valor de los servicios no incluidos.

¿Pobre usuario?

Para los críticos, el punto más grave en todas estas reformas es precisamente el de la salud de los colombianos.

“Es particularmente preocupante que unos decretos, que se suponen que ayudarán a mejorar el servicio de salud, sean limitantes”, dijo el profesor César Abadía de la Universidad Nacional. “Esto es un sistema en contravía, con mecanismos antihumanos, pues la persona, además de estar enferma, debe preocuparse porque la atienda un especialista. La salud no puede pensarse en un listado de medicamentos contenidos en el Plan Obligatorio de Salud (POS). Es imposible que la gente prevea de qué va a enfermarse”, señaló refiriéndose a la restricción que se les impone a los médicos de formular solo lo incluido en el POS.

Por su parte, Román Vega, ex secretario distrital de salud afirma que el propósito regulador de las EPS, en función de reducir costos, se está extendiendo al Estado. “Hay una pretensión de que el acto médico sea únicamente científico, cuando hay muchos factores que convergen en la atención a un paciente”, dijo Vega, quien agregó que la emergencia social responde a dos objetivos: reducir el gasto público en salud y los costos para los aseguradores.

Los expertos aseguraron que otros grandes perdedores serán los profesionales de la salud, pues perderán su autonomía e incluso entra en juego la ética bajo presión de los decretos.

El senador Jorge Enrique Robledo calificó, por su parte, de regresivos los decretos del gobierno porque en su opinión agravan una situación que ya de por sí es desastrosa. “Los colombianos tendrán derecho a menos servicios de salud porque el POS queda reducido simplemente a la atención de baja complejidad, la medicina y odontología general. A esto se suma la decisión de obligar a los pacientes a pagar por los servicios excluidos del Plan Obligatorio de Salud, negándoles el derecho a presentar tutelas para acceder a cirugías, medicamentos y demás tratamientos”, dijo.

Afirmó que “las pérdidas de las EPS van a financiarse con el aumento del IVA a licores, cervezas, cigarrillos y juegos de azar, es decir, con impuestos indirectos que terminan pagando las capas pobres y medias y que igualan la capacidad de pago de un campesino con la de los grandes monopolios nacionales y extranjeros”.

El profesor e investigador de la Universidad Javeriana, César Ferrari, considera que el problema del sistema de salud del país no se soluciona con mayores recursos, o mayores cargas tributarias, para él la falla ha estado siempre en la concepción de la Ley 100. “Hay que pensar seriamente en una reorganización del sistema con una revisión de la Ley 100”, enfatizó el catedrático.

Empresas, preocupadas

Los cerveceros, productores de licores y empresario de casinos, entre otros, han manifestado abiertamente su preocupación frente a las medidas previstas en los decretos de emergencia social. Los costos no sólo serán para ellos, sino que en cierta medida deberán ser asumidos por los consumidores.

“De alguna forma el consumidor puede llegarse a ver afectado, si se hace necesario trasladarle en precio parte del impacto, pero todo tiene un fin de mayor importancia, que es subsanar el problema de la salud en Colombia” declaró Guillermo González, director de Asuntos Corporativos BAT.

Baltazar Medina, presidente de la Federación Colombiana de Juegos de Suerte y Azar (Feceazar), dijo que el sector ha quedado en condiciones de inviabilidad empresarial, dado el incremento del IVA del 5 al 16 por ciento.

Esta actividad mueve recursos del orden de 3,5 billones de pesos al año, de los cuales el 35 por ciento se queda en manos de operadores ilegales, que no tributan, por supuesto, y quienes serán los más beneficiados con el salto impositivo.

Medina recordó que hoy el sector paga 120.000 millones de pesos por IVA. El reajuste de la tarifa les significará un pago adicional de 240.000 millones de pesos. Es decir, su contribución para la solución de los problemas financieros de la salud será de 360.000 millones de pesos anuales.

Por su parte Bavaria, mediante un comunicado de prensa, aseguró que la medida es “decepcionante”. Para la empresa “hubo una clara manipulación de los poderes de esa emergencia para favorecer los intereses comerciales de los departamentos al no subirles los impuestos a los licores que producen.

Al elevar el IVA a la cerveza los impuestos de este producto pasan del 51 al 64 por ciento. Como efecto inmediato, se subirá desde el primero de febrero el valor de nuestras cervezas, de 1.200 a 1.300 pesos”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad