Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
23ºC
Actualizado 04:03 pm

Aluvión de promesas incumplidas | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-31 05:00:00

Aluvión de promesas incumplidas

Si la opini√≥n p√ļblica colombiana tuviera una memoria que fuera m√°s all√° del corto plazo y mantuviera en su cabeza una lista as√≠ fuera parcial de las promesas incumplidas de quienes manejan los altos asuntos del Estado, con toda seguridad ser√≠an personas muy diferentes las que se encontrar√≠an a cargo de las entidades oficiales. Desde la empresa p√ļblica m√°s peque√Īa, pasando por el Congreso y l√≥gicamente con especial √©nfasis en los ministerios del Ejecutivo, la mayor√≠a de los anuncios y compromisos dif√≠cilmente pasan de ser eso, un simple aviso que pocas veces se traduce a la realidad.
Aluvión de promesas incumplidas

Este a√Īo que apenas comienza, para no ir m√°s lejos, ha sido especialmente prolijo en la materia.

Pactos incumplidos de los pol√≠ticos locales de no empapelar la ciudad con afiches; divulgaci√≥n de varias fechas para el inicio de operaciones de Metrol√≠nea contradictorias entre s√≠, sin que el sistema d√© a√ļn se√Īales de vida; amenazas del Consejo Nacional Electoral, que desde ya se sabe son totalmente vac√≠as e insubstanciales, seg√ļn las cuales el partido cuyos candidatos sobrepasen los topes de financiaci√≥n electoral, perder√°n su personer√≠a jur√≠dica.

En fin, son tantas y tan frecuentes las promesas incumplidas provenientes de todos los frentes, que la pregunta que se deberían hacer sociólogos y analistas nacionales por igual, es cómo es posible que todavía exista alguna credibilidad de la ciudadanía en sus instituciones.

Instituciones que como el ministerio del Transporte, insisten en anunciar fechas de pavimentación y construcción de carreteras como la doble calzada de Bucaramanga a Lebrija, que no se cumplen como por deporte, al tiempo que otros ministerios como el de Protección Social emiten a diario comunicados y difunden anuncios que parecen destinados a un país muy distinto al que deben atender.

La confianza del pueblo en sus instituciones, no es solo una de las características de las naciones  desarrolladas, sino que se ha convertido en prácticamente un requisito para alcanzar el progreso.

No obstante, esa ense√Īanza no le ha llegado a los dirigentes estatales de estas latitudes, que insisten en dilapidar a diario la credibilidad de la ciudadan√≠a, como si se tratara de un bien inagotable.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad