A espera de los b√°rbaros | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 10:22 pm

A espera de los b√°rbaros | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-31 05:00:00

A espera de los b√°rbaros

Así titula Coetzce la novela con la cual obtuvo el premio Nobel de literatura. En Colombia estamos a la espera de los bárbaros. Los políticos  de profesión nos avasallarán, desde hoy al 14 de marzo con su dinero y su atosigante propaganda. Unos con sus rostros elevados al cielo simulando devoción.
A espera de los b√°rbaros

Otros con la mano en el coraz√≥n arrepentidos, que nos recuerdan los infartos, no comer carne gorda. Frases, frases con las que se pretende cautivar al votante.¬Ē ¬ďTodo puede ser mejor¬Ē¬Ö¬†¬† ¬ďUn pa√≠s para¬Ē¬Ö a nadie se le pudo ocurrir un slogan m√°s desafortunado. Al votante se le vendr√° a la mente el horror de los momentos en que las bandas¬† asolaron poblaciones y campos. ¬ďCada colombiano tiene derecho a la torta¬Ē, dice otra valla. Recuerda entonces al votante la mordida de los contratos p√ļblicos. Estamos¬† a la espera de los b√°rbaros.

Seg√ļn la Registradur√≠a, un mill√≥n cuatrocientos mil votantes estar√≠an habilitados para estos pr√≥ximos comicios en Santander. Cincuenta mil marcaron el tarjet√≥n en forma errada y resultaron nulos. 500 mil votantes en Santander de las diferentes parcelas pol√≠ticas, feudos, dominios, etc., como quieran llamarse, llevaron¬† al parlamento colombiano lo que result√≥ la √©lite pol√≠tica m√°s cuestionada de toda la historia de la Rep√ļblica. Quedan m√°s de novecientos mil votos que se abstienen y no votan. Y estamos otra vez a la espera de los b√°rbaros.

Metámosle a esto un poco de historia. Una avanzada del ejército romano perdida en los confines de la Capadocia, avistó una multitud de hombres ataviados y armados de la manera más extravagante. Eran los bárbaros. Huyeron entonces aterrorizados a dar el aviso de peligro. En Roma cundió el pánico. Algunos propusieron rendirse, otros entrar en diálogo con los invasores, y Mario, el recién elegido Cónsul ofreció luchar hasta la muerte. Siguió con su ejército de cerca a los bárbaros sin combatirlos. Acampaba y los observaba. Quería que sus soldados se acostumbraran a su cara feroz, a sus gritos, a sus ropas y armas.

Hoy en nuestro pa√≠s en cuesti√≥n electoral, estamos a la espera de los b√°rbaros. Atropellan con su dinero, su vestimenta f√ļnebres de trajes oscuros y corbata, y su atosigante propaganda. Los pusil√°nimes consideran que no hay nada qu√© hacer, que luchar es in√ļtil. Que detestan la pol√≠tica. Otros prefieren unirse a los b√°rbaros. ¬ŅPor qu√© no?, como lo propuso Mario el romano, acercarnos a sus guaridas, conocer sus artima√Īas y sus armas y perderles el miedo y luchar. Mario el C√≥nsul Romano dio la batalla y derrot√≥ a los b√°rbaros. Hag√°moslo ahora, no permitamos que hagan m√°s barbaridades con nosotros.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad