El golpazo de Obama | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
25ºC
Actualizado 04:20 pm

El golpazo de Obama | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-01-31 05:00:00

El golpazo de Obama

El legendario senador Ted Kennedy dedicó los últimos 30 años de su vida a luchar por la reforma del sistema de salud. Su estado, Massachusetts, tiene el servicio de salud pública más eficiente y aplaudido de Estados Unidos. Y el número de votantes demócratas en Massachusetts más que duplica al de republicanos. Por eso la elección de Scott Brown, el republicano que basó su campaña en atacar el proyecto bandera del gobierno – el de salud- fue una triple derrota para Obama.
El golpazo de Obama

Esa derrota además implica perder el voto que aseguraba la mayoría demócrata en el Senado y la mayoría tan precaria del gobierno nos remite a su vez a la raíz del frenazo de Obama: la partición de Estados Unidos en dos mitades exactas y enconadas.

Es un empate que se venía gestando desde hace décadas y en cuyos altibajos se decide el rumbo de  Estados Unidos – y del mundo entero. Bush venció a Gore por el puñado de votos de Florida y a Kerry por menos del 1% de la votación. Obama ganó por 2.3%, y ningún presidente desde Reagan ha ganado por más de 3%.
Debajo de esas cifras está la brecha que parte en dos a los americanos. No es la brecha entre pobres y ricos y ni siquiera entre blancos y no blancos – aunque la clase y la raza por supuesto pesan-. Es la brecha entre izquierda y derecha. Entre quienes piensan que la política es para ampliar los derechos y quienes creen que es para achicar el Estado y devolverles la responsabilidad a los individuos. Reagan lo dijo con frases maestras: “El gobierno no resuelve los problemas; se limita a subsidiarlos”; y “El Estado no es la solución: es el problema”.    

Hay más pobres que ricos por supuesto, y los blancos día por día están dejando de ser la mayoría: la derecha, en sana lógica, llevaba (y lleva aún) las de perder en Estados Unidos. Pero entonces sus jefes apelaron y apelan a la carta religiosa, que puede más que la clase y que la raza. Se trata de plantear cuestiones- reales o imaginarias- que tocan a la conciencia, al sexo, a la familia o al carácter sagrado de un estilo de vida “americano”, cuestiones simbólicas que sin embargo y en realidad tienen más poder que cualesquiera otras para despertar pasiones y movilizar el sectarismo. Por eso en estos 20 años los debates más calientes se han referido al aborto, los gay,  la tortura o la maldad incurable del Islam.  

Por el color de su piel y por su apuesta al futuro, por evitar que lo empantanen en las peleas simbólicas  y por haber aterrizado la política en las cuestiones terrenas de la economía, Irak, Afganistán….y la salud, Obama es el intento de que en Estados Unidos se descubra de nuevo la política.

Ese intento fracasó en el primer round. Y fracasó porque los republicanos lograron que hasta los demócratas de Massachusetts creyeran que la tibia reforma de salud que estaba a punto de salir del Congreso era un engendro “socialista” y donde Obama – como dijo la inefable Sandra Palin – “nombraría comités de burócratas para decidir quién vive y quienes mueren”.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad