¿Qué hacemos con... las santandereanas? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Feb 18 2018
22ºC
Actualizado 05:49 pm

¿Qué hacemos con... las santandereanas? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-01 05:00:00

¿Qué hacemos con... las santandereanas?

Hablemos de nuestras mujeres, pocas veces les rendimos el tributo que bien se merecen: apuestas, esbeltas, guapas, bonitas, corajudas, laboriosas y generosas.
¿Qué hacemos con... las santandereanas?

Exaltemos su sencillez, encanto, gracia, finura, elegancia, belleza y armonía en el caminar y gran “caché” en el vestir, aún las más menesterosas arrastran su pobreza con dignidad, se visten y comportan con lucimiento. Resaltemos su paciencia, constancia, empeño en la lucha, grandes esfuerzos y sacrificios y mucha ternura tratando de criar buenos cristianos. Sacrificadas, no resignadas, cuidadoras y maestras de sus hijos en el camino de la vida y el progreso. Sus numerosas virtudes y bondades deben conocerse y exaltarse a nivel local, nacional e internacional, “no sólo son castas sino que bien lo parecen”.

En verdad tenemos mujeres que nada tienen que aprender, copiar o envidiar de las grandes matronas que hicieron y sirvieron de sustento a poderosos imperios de los tiempos antiguos y modernos. No se rinden en la lucha, no las aplastan las dificultades y bien pueden servir de ejemplo para que se sepa y entienda para qué creó Dios al hombre y por qué con “ poderosa razón, le quitó una costilla” para crear y regalarle la mujer que lo acompañaría en el camino de la vida. Agradezcamos a Dios que nos dio tan segura, permanente y cariñosa compañía.

El paso de los años, por lógica, puede hacerles perder, mejor cambiar, un poco sus encantos físicos. Su condición moral nace, crece, vive y muere con ellas. Los santandereanos somos afortunados: nuestras mujeres nos quieren, nos son fieles, nos acompañan en las buenas y en las malas, no desfallecen, no se cansan y por el contrario son animosas y nos empujan a dar la batalla y a vencer en nuestro empeño. Están siempre a nuestro lado y nos ayudan a ganar el éxito y el amor de nuestros hijos. Todas conservan el encanto que Dios les dio. No tenemos de qué quejarnos. Afortunados como los más demos gracias al Creador.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad