HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-01 05:00:00

HAGASE OIR

Arbitrariedad No tiene justificaci√≥n alguna que un grupo adinerado trate de imponer sus intereses sobre los de un adulto mayor humilde y pobre. Hace cerca de 50 a√Īos tengo una casa ubicada en la calle 51, cerca de la Avenida Gonz√°lez Valencia. Una firma concesionaria de carros compr√≥ un lote contiguo a la propiedad, de la que pretende sacarme tumb√°ndome las paredes, da√Ī√°ndome mis enseres, exponiendo a toda mi familia a un peligro inminente, y haci√©ndome todo el mal que pueda. No estoy vendiendo, y pretende tambi√©n hacerme aceptar su oferta de compra que no me representa ninguna mejora en mi calidad de vida. Afortunadamente desde un principio pude contar con la ayuda diligente, valiosa, generosa y desinteresada de la Defensor√≠a del Pueblo de Bucaramanga. Ayuda que solamente Dios podr√° compensarles y con la que se va a impedir una injusticia, un abuso, una arbitrariedad y un atropello sin l√≠mites. Jorge Sarmiento G√≥mez Las multas Una de las fuentes de ingreso de los gobiernos para sancionar contravenciones, son precisamente estas sumas de dinero que a manera de castigo pagan los violadores de la ley, particularmente en el sector del tr√°nsito. No obstante,¬† es un error imponer multas tan altas que se convierten en impagables, como fijar dos salarios m√≠nimos por pasar en rojo un sem√°foro, o un mal estacionamiento. Otra cosa es manejar embriagado o a altas velocidades. Lo que sucede con las multas costosas es que no se pagan, o se consigue el pol√≠tico que ayuda para la rebaja, o se busca al amigo o gestor. Mientras que si la multa es manejable de un valor normal, el conductor la paga. Hace unos d√≠as un concejal de Bogot√° fue sorprendido embriagado cometiendo una infracci√≥n y al llamado de la Polic√≠a, respondi√≥ con la frase lapidaria de los ediles de poca monta: ¬ďusted no sabe qui√©n soy yo?¬Ē Qu√© tal. Si aqu√≠ las leyes fuesen duras y para todos, el Presidente del Concejo lo sancionar√≠a y su credencial ser√≠a anulada, pero estamos en Colombia, que como es sabido no pasa nada. Julio Valdivieso Torres ¬ďVoten por m√≠¬Ē Es una de las tantas circulares que en estos d√≠as, estoy recibiendo de los pol√≠ticos y siento temor porque sin conocerme y sin figurar¬† en el directorio, saben mi nombre y mis apellidos y esto me hace pensar que me est√°n chuzando. No falta la far√°ndula, los cuentachistes que nos hacen re√≠r con sus propuestas, los actores, las actrices, los locutores (ya tuvimos uno de Presidente, por qu√© no, un congresista?). Esos faranduleros no saben nada de leyes y llegan a legislar a favor de sus colegas y lo primero que piden es casa para los artistas ancianos que est√°n en la olla porque despilfarraron su fortuna en m√ļsica, mujeres (u hombres) y trago y los ancianos no artistas pues que vayan a un ancianato. Hay un zool√≥gico pol√≠tico de micos, loras, perros, ratas, lagartos, langostas, peces gordos, gatos encerrados, que arruinan al pa√≠s, pero votemos que de la ruina algo queda. Graciela de Salcedo Tiempos dif√≠ciles para Colombia En pleno debate electoral para la elecci√≥n de senadores y representantes, el Gobierno Nacional se atreve en una supuesta emergencia social, emitir una serie de decretos que van en contrav√≠a a los m√°s elementales derechos a la salud de todos los colombianos. Algunos medios de comunicaci√≥n nos distraen con noticias de la situaci√≥n que vive la hermana Rep√ļblica Bolivariana de Venezuela, que sin duda, tendr√° grandes repercusiones en nuestro pa√≠s; pero no informan la realidad de Colombia, que es peor que Venezuela. Los informes de la ONU y del mismo Dane son aterradores, m√°s de tres millones de personas desplazadas, m√°s de 20 millones de habitantes en nivel de pobreza y m√°s de 8 millones de indigentes. El desempleo es ascendente, m√°s del 13% de la poblaci√≥n¬† no tiene trabajo. el 48% de la poblaci√≥n joven, dice una investigaci√≥n reciente de la Universidad de Los Andes, no termina sus estudios y la causa es la pobreza, que no le permite pagar las elevadas matr√≠culas, sostener el nivel m√≠nimo de vida estudiantil, ni mantener el nivel acad√©mico, que les d√© permanencia en los claustros, dada su precaria preparaci√≥n en la educaci√≥n b√°sica. La discriminaci√≥n y la exclusi√≥n por la pobreza, opera como infame mecanismo de selecci√≥n de los privilegios a la hora de acceder a los estudios superiores, en una de las sociedades m√°s desiguales del mundo. Los electores tenemos en esta oportunidad, en las elecciones del 14 de marzo, analizar, seleccionar los m√°s dignos l√≠deres para el Congreso y no candidatos comprometidos con pol√≠ticas nefastas, como las ordenadas por el r√©gimen, en las √°reas de salud, tributaria, educaci√≥n, etc. N√©stor Tapias √Ālvarez Los poetas Este¬† fin de semana estuve leyendo a Pablo Neruda, el formidable poeta chileno. Lo he le√≠do muchas veces, es inmortal, fue un poeta lacerado que sinti√≥ en carne propia el dolor de las heridas mundiales. No quiso que los hombres recibieran m√°s bofetones; que a las madres se les secara el manantial de la leche. Deseaba un mundo ancho y propio donde los peces pudieran nadar en paz en los r√≠os, donde los ni√Īos pudieran jugar con los perros sin que ninguno de ellos los mordiera. La poes√≠a es un tema demasiado extenso para tratar de aprisionarlo en unas pocas l√≠neas. Digamos que la poes√≠a ha embellecido el mundo, ha hecho soportable la vida, le ha quitado angustia a la muerte. Cada vez que se publica un libro de versos se enciende una luz en el mundo. Guillermo Reyes Jurado. ¬†
HAGASE OIR
Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad