HAGASE OIR | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-02 05:00:00

HAGASE OIR

El muchacho de la calle Este es el muchacho de la calle: su nacimiento fue en un barrio marginado de la ciudad. Sus padres son desvergonzados -moralmente por el egoísmo.
HAGASE OIR

Se aproxima a los 18 a√Īos y durante las horas de ¬ďtrabajo¬Ē se apodera de la cartera de la se√Īora que va al mercado, visita los bares nocturnos donde encuentra el pecado sexual, el licor y la droga perversa. Se re√ļne con sus compa√Īeros de pandilla y realiza robos a autom√≥viles, bancos y almacenes comerciales. Todos los d√≠as se estaciona en los cenaderos populares para pedir un pedazo de pan ¬ďpor amor de Dios¬Ē. Al anochecer se refugia en los atrios de las iglesias y duerme con trapos y cartones viejos. Adem√°s lleva en los bolsillos navajas oxidadas, destornilladores da√Īados, piedras, pitas y trompos.

Tambi√©n tiene sus d√≠as de descanso y reflexiona sobre su conducta. ¬ŅQu√© hacen las autoridades de mi pa√≠s que manejan estos problemas delincuenciales? Muchas veces los dineros del Estado los invierte en gastos superfluos.

Ofrezcámosle a este muchacho: Formación ética y social a través de estudio, reflexión y compromiso. Capacitación laboral en diferentes oficios. Capacitación microempresarial. Y contratar al muchacho de la calle para arreglar las calles y jardines de los parques.

Manuel Rojas Londo√Īo

Régimen de insolvencia

Cuando se trata de reformas gobiernistas en busca del bienestar de las personas, siempre llevan un mico colgado, no para solucionar el problema, sino para empeorarlo.

Un subsidio de vivienda es un monstruo camuflado de convencimiento al pobre ciudadano para que se endeude, cuando se refiere a casas de interés social que son las más costosas de América Latina. Casas de interés social que valen más de cincuenta millones de pesos que nadie será capaz de pagar con un mísero salario mínimo.Este subsidio se recupera en el transcurso de las cuotas que pacte y fuera de eso es devuelto al gobierno nacional, porque si no el negocio no sería rentable. Tanta alharaca con el poder de camuflar dicho subsidio.

El régimen de insolvencia es para recuperar la plata perdida y fuera de eso ganar un poco más y mejorar la cartera. Como ya pagó el crédito varias veces y la entidad no quedarse con la casa lo llama varias veces para negociar y refinanciar la deuda y siga pagando más. Pero si no fue capaz de pagar la primera vez que el dinero realmente alcanzaba, mucho menos con una segunda oportunidad, cuando el crédito va a más meses y fuera de lo que ya pagó con un saldo impagable, crecerá, crecerá y crecerá para que sigan trabajando más mis hijitos...

Luis Francisco Silva Pérez.

Artima√Īas, triqui√Īuelas y trapizondas pol√≠ticas

Visto es que para despistar, las campa√Īas pol√≠ticas ya no son patrocinadas por dineros calientes; hoy ya son los dineros fr√≠os ¬Ė contratistas, inversi√≥n extranjera, privatizaci√≥n.

Parece parad√≥jico, pero esto es una ¬ďdictadura democr√°tica¬Ē movida por pol√≠ticos y su telara√Īa de maldad en contra del pueblo sometido y aguantador.

Varios ven con buenos ojos un golpe de Estado encabezado por una gran junta mixta (militares, iglesia, intelectuales, gente buena, estudiantes, deportistas etc....) Borr√≥n y cuenta nueva, de lo que hay no sirve ni el 10%; en 5 a√Īos no seremos nada, ya nos decretaron la muerte con las leyes de seguridad social.

Daniel Palomino Galvis


Hacinamiento en colegios p√ļblicos

As√≠ es. Es bueno evitar la deserci√≥n escolar pero no a costa del hacinamiento. No es posible que en el Tecnol√≥gico encuentre uno salones de 49 ni√Īos.¬† Es m√°s, recibieron un sal√≥n completo de 45 ni√Īos nuevos para quinto de primaria.

En la mayor√≠a de los colegios p√ļblicos por cada sal√≥n hay de 43 a 45 ni√Īos. ¬°Es el colmo! ¬ŅC√≥mo pretenden que los profesores controlen a tantos ni√Īos y j√≥venes? El gobierno est√° en la obligaci√≥n de construir m√°s colegios, no de hacinar los existentes. Otro ejemplo se presenta en el Salesiano en donde se inventaron la jornada de la tarde, con lo cual noveno, decimo y und√©cimo quedaron en la ma√Īana y los peque√Īos de sexto, s√©ptimo y octavo en la tarde, pero no tuvieron en cuenta el peligro que representa ese sector en la noche cuando salen los estudiantes ya que hay mucho ladr√≥n, indigente, etc. y los j√≥venes son v√≠ctimas de robos. Ser√≠a bueno que la Polic√≠a hiciera presencia en este colegio

Julia Martínez

Santander: Nueva Generación de Líderes

Excelente la nueva generaci√≥n de l√≠deres que est√° en remplazo de esa vieja dirigencia que t√©cnicamente analizada, tiene una gesti√≥n altamente pobre en pro del desarrollo del Departamento. Esperamos que los muros de hormig√≥n que le impone los costos de una campa√Īa electoral, sea perforado por el voto de opini√≥n con el lema: a no tragar m√°s entero por los mismos.De esa nueva dirigencia sobresalen, Tiberio G√≥mez Boh√≥rquez, Cristhian Arguello, √Ālvaro Vecino y Salvador Rinc√≥n. Son una muestra de la numerosa camada de nuevos aspirantes santandereanos al Congreso, por la que debemos inclinarnos. Hay calidad,¬† formaci√≥n humana, hay experiencia y conocimiento de causa de problemas y sobre todo, rastros de labor social copados de muchos valores, logros y abnegaci√≥n.

Invito a tener en cuenta esos nuevos nombres. Ya es hora de cambiar el tipo de actitud y forma de mirar a Santander y Colombia en el parlamento.

Gilberto Camargo Amorocho

Un Alcalde adicto a las hamburguesas

Una posible adicci√≥n a las hamburguesas del alcalde de Floridablanca, Eulises Balcazar, o una representaci√≥n alta en n√ļmero de votos por parte del due√Īo del chuzo de comidas r√°pidas, son las √ļnicas explicaciones al hecho de que el controvertido Burgomaestre permita que en toda la mitad de la v√≠a de ingreso a Ca√Īaveral, se haya instalado un carro de perros y hamburguesas, perjudicando al pesado tr√°fico y poniendo en peligro a conductores, peatones y clientes del negocio. Un desorden de ese tipo no se ve ni en √Āfrica, pero s√≠ en Florida donde la autoridad y la moral brillan por su ausencia.

Hernando García P.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad