Salud: El Examen de Democracia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-03 05:00:00

Salud: El Examen de Democracia

Largo y culebrero ha sido el camino colombiano hacia una democracia liberal moderna. El régimen político ha sido incapaz de empujar seriamente a Colombia en la dirección correcta. Seguimos siendo una nación que chapotea en el pantano de la pobreza y la desigualdad. Y hay razones para el pesimismo.   
Salud: El Examen de Democracia

Más acá de las discusiones sobre las incidencias técnicas de los decretos expedidos con base en la llamada Emergencia Social, este episodio vuelve a dejar en evidencia que Colombia no tiene un destino manifiesto marcado por la consolidación de la democracia seria.

Antes de darle paso a la esgrima de los n√ļmeros, a la sofisticaci√≥n de los t√©cnicos, a la cr√≠tica de la solitaria, arrogante¬† improvisaci√≥n del gobierno en la hechura de estas normas, al manifiesto contra la intromisi√≥n oficial en la √©tica personal y colectiva de los profesionales de la salud, es conveniente referirse a dos o tres asuntos menos complicados.

Tengo derecho a mantenerme sano. Tengo derecho a saber cómo puedo ayudarme y cómo me pueden ayudar  a mantenerme sano. Tengo pues, derecho a la salud, que es uno de los derechos sociales, económicos y culturales que hoy reconoce la comunidad humana.

El sistema de salud es la organización logística, tributaria, de aportes y cotizaciones y regulaciones que el Estado construye para garantizar el derecho a la salud. En los países pobres especialmente, pero también en los ricos, esta garantía no puede ser continua, integral, inmediata. Pero una democracia seria sí exhibe el compromiso de avanzar continuamente hacia la garantía plena del derecho a la salud.

El sistema de salud es, siempre, pieza clave del sistema de seguridad o protecci√≥n social dispuesto por el Estado, como administrador o como regulador, o como alguna mezcla de los dos. Un buen sistema de protecci√≥n social siempre va acompa√Īado de un mundo laboral definido por la formalidad y la dignidad de los salarios. En ese mundo, la financiaci√≥n del sistema de seguridad social descansa principalmente en los aportes y cotizaciones de los individuos. En un pa√≠s signado por el rebusque,¬† la informalidad y la desocupaci√≥n, es imposible un sistema viable de protecci√≥n social. S√≥lo queda el recurso a los subsidios que, como ha quedado evidente en Colombia, no pueden durar mucho, estimulan la corrupci√≥n y les quitan recursos a otros objetivos meritorios del gasto p√ļblico. En este precario mundo laboral, y con este mediocre r√©gimen tributario, no habr√° manera alguna de tener un sistema de salud viable en Colombia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad