Ocultando el mal no lo remediamos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-04 05:00:00

Ocultando el mal no lo remediamos

Con frecuencia desconocemos el mal, lo ignoramos, resultando luego muy difícil erradicarlo.
Ocultando el mal no lo remediamos

Si no nos revisamos ni o√≠mos la cr√≠tica podr√° parecernos que todo va bien y el auto-enga√Īo no nos permitir√° conocer el mal y, al no conocerlo, ser√° imposible remediarlo.

El diagnóstico realista y eficaz es ya una parte importante de la curación. No temamos el diagnóstico. Es siempre saludable cuando se lleva a cabo con seriedad y se expone con sinceridad.

Vale m√°s vivir con la verdad que duele que con la mentira que consuela. Con la verdad por delante es posible alcanzar el remedio; con la mentira, no.

Estas son algunas verdades de lo que est√° pasando en nuestro mundo, azotado, en gran medida, por la pobreza, la desigualdad y la faltas de oportunidades fruto de la avaricia y la falta de solidaridad entre los hombres.

M√°s de mil millones de personas sobreviven en condiciones de pobreza absoluta. Entre trece y dieciocho millones mueren cada a√Īo por enfermedades derivadas de la pobreza extrema.

El abismo entre pobres y ricos se va acentuando con indicadores cada vez m√°s agudos e inaceptables. Desde 1980, 60 pa√≠ses del mundo se han estado empobreciendo de manera continua. Se calcula que 1300 millones de personas viven en estos tiempos de euforia tecnol√≥gica y desenfrenado consumismo, con menos de 1 d√≥lar por d√≠a. Alrededor de 700 millones solo disponen de 275 d√≥lares al a√Īo para cubrir sus necesidades b√°sicas. La esperanza de vida es de menos de 40 a√Īos para 507 millones de personas. 1431 millones de personas no saben leer ni escribir. En √Āfrica solo el 46 % de la poblaci√≥n tiene acceso al agua potable. Cada d√≠a mueren 40 mil ni√Īos menores de 5 a√Īos.

√Čstas y otras muchas realidades del mundo actual constituyen un verdadero desaf√≠o para todo hombre de buena voluntad que crea en la dignidad de la persona y desee un mundo m√°s justo, solidario y fraterno.

Un desaf√≠o no es una amenaza ni una derrota, puede conducirnos ciertamente a ella si nos encerramos en el desanimo est√©ril del ¬ďno hay nada qu√© hacer¬Ē, ¬ďtodo est√° perdido, todo va mal¬Ē. Un desaf√≠o es un est√≠mulo que nos mueve a trabajar por la construcci√≥n de un mundo m√°s humano y fraterno para todos.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad