Glosa a una ¬ďchiva¬Ē | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-05 05:00:00

Glosa a una ¬ďchiva¬Ē

Para nadie es ya un misterio el sentido del proyecto de fallo que redactó y radicó en la Corte Constitucional el magistrado ponente, Humberto Sierra Porto, sobre la norma que permite que se convoque a  un referendo para que la ciudadanía se pronuncie sobre la posibilidad de que el presidente Uribe Vélez sea nuevamente candidato presidencial.
Glosa a una ¬ďchiva¬Ē

¬ŅAcaso dicho documento es p√ļblico por su propia naturaleza? No, es reservado a los otros magistrados para que ellos, sosegadamente, estudien su texto y seg√ļn su leal saber y entender, en sesi√≥n de la Sala Plena de la Corte Constitucional, se pronuncien a favor o en contra.

¬ŅPor qu√© se divulg√≥ por los m√°s diversos medios de comunicaci√≥n la noticia de la orientaci√≥n de tal proyecto de decisi√≥n judicial? Porque el documento se filtr√≥ a periodistas y se convirti√≥ en la ¬ďchiva¬Ē de los √ļltimos tiempos. A estas alturas son pocos los colombianos que no se han pronunciado en privado o p√ļblicamente sobre dicha ponencia de sentencia.

Hasta all√≠ el asunto se√Īala que periodistas audaces lograron conocer el documento antes de ser debatido en Sala. Pero el universo del hecho tiene mucho m√°s amplio espectro que el ser una noticia de prensa.

El debate ya no solo es en torno a la juridicidad o no del proyecto de fallo, sino que se ampl√≠a a si la independencia y tranquilidad que debe tener la Justicia puede convivir con la presi√≥n que genera el hecho de que se haya conocido p√ļblicamente, antes de tiempo, el sentido de una ponencia de fallo y si ello va o no a generar presiones sobre los magistrados, quienes, por diversos medios, tratar√°n de ser influidos sobre la orientaci√≥n que debe tener su decisi√≥n. Y ello, l√≥gicamente, ri√Īe con la labor del Juez.

El proferir un fallo judicial es una actividad intelectual que exige sosiego, aislamiento, meditación, estudio y un proceso mental donde el Juez corrobora raciocinios, inducciones y deducciones frente a  sus conocimientos jurídicos y analiza los medios de prueba recaudados, sin que nadie incida en su decisión.

Y en este crucial caso ello puede no darse. Así cada uno de los magistrados de la Corte Constitucional intente aislarse para decidir consciente y jurídicamente, ello será un imposible ya que la noticia ha enfrentado a la Corporación con el deseo de la opinión de que haya fallo ya.

Lo anterior quiere decir que los hechos precipitar√°n a la Corte Constitucional a decidir en el menor tiempo posible, impidiendo que el proceso volitivo de cada uno de sus integrantes madure en el grado que fuere de desear y eso no es sano.

Se obtuvo una resonante ¬ďchiva¬Ē pero se puso contra la pared a la Justicia, se le recort√≥ su independencia y el tranquilo ambiente que debe rodear a una sentencia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad