El √ļltimo consejo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-05 05:00:00

El √ļltimo consejo

Del consejo comunal celebrado el pasado domingo en el INEM, vale la pena, adem√°s de compararlo con el primero realizado en Bucaramanga, examinar, de buena fe y con sentido cr√≠tico, lo que pas√≥ en este √ļltimo y aprender la lecci√≥n para aprovechar, en beneficio de nuestro departamento, la presencia del Presidente.
El √ļltimo consejo

Tengo presente de ese primer consejo comunal, efectuado el 31 de agosto del 2002 en Cenfer, que entre otros detalles all√≠ imperaba la seguridad, el orden y el respeto. Tambi√©n recuerdo que como conclusi√≥n final del mismo, curiosamente el Ministro del Transporte, para desconsuelo nuestro, manifest√≥ que no se construir√≠a el puente Barranca ¬Ė Yond√≥. Frente al √ļltimo consejo contrasta: medidas de seguridad laxas, cola larga bajo el sol y en el recinto principal un ambiente de celulares sonando, unos hablando, otros gritando y en general como constante: el desorden. Y merece cap√≠tulo aparte el remate del consejo. Cuando el Presidente anuncia, ante s√≥lo un cuarto de los asistentes in√≠ciales, que ya casi se marcha, estos arman una griter√≠a espantosa y escuelera, que en medio de un infernal calor dan un espect√°culo, que para un brasilero que estaba sentado a mi lado, el ver se√Īoras saltando sobre las sillas pidiendo la palabra a gritos, pol√≠ticos en campa√Īa predicando de todo y de nada, y el observar a unos almorzando y a otros pele√°ndose por m√°s comida, s√≥lo le generaba sorpresa y risa, y a m√≠ verg√ľenza ajena.

As√≠ mismo, pienso que ante un experimentado l√≠der de las calidades del presidente Uribe no podemos dar papaya en las solicitudes que se formulan. Por ejemplo: a estas alturas de su segundo gobierno no debimos pedir pavimentar la carretera Curos ¬Ė M√°laga. Simple y respetuosamente debimos recordarle su compromiso, que hizo hace seis a√Īos dentro del Plan 2500, de pavimentar 25 kil√≥metros y que a la fecha s√≥lo se han pavimentado 10. Igual ocurre con la pavimentaci√≥n del tramo Troncal del Magdalena ¬Ė San Vicente donde faltan 18 de los 30 prometidos. Hacer peticiones o pedir soluciones a nuevos problemas es exponernos a promesas e ilusiones nuevas enterrando compromisos viejos. Caer en ese juego es perder la oportunidad de precisar y exigir que se cumpla lo que se nos prometi√≥.

La lección: estratégicamente prepararnos para saber pedir ordenadamente y sin dejar de informar lo que estamos haciendo, no olvidar que tenemos retos muy importantes que sin el apoyo del Gobierno Nacional será imposible lograrlos.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad