“La niña de mis ojos se va de casa” | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
25ºC
Actualizado 02:19 pm

“La niña de mis ojos se va de casa” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-05 05:00:00

“La niña de mis ojos se va de casa”

Su hija está feliz de la dicha porque se va a otra ciudad a estudiar, porque será la dueña de su propia libertad, porque conocerá amigos nuevos y todo para ella será diferente. Mientras tanto usted como madre ya tiene “el credo en la boca”.
“La niña de mis ojos se va de casa”

Por su cabeza sólo pasan preguntas como: ¿Dónde vivirá? ¿Cómo le irá en esa nueva ciudad si nunca ha salido de casa? ¿A qué horas llegará? ¿Le alcanzará el dinero para sus caprichos?

Los interrogantes de una madre quizá no alcancen en esta página, pero lo cierto es que cuando la niña de sus ojos crece quiere direccionar su propia vida y muchas veces lo hace lejos de sus padres.

Por eso, si atraviesa por esa situación, es hora de que asuma esta etapa de la vida con mucha naturalidad y aprenda a mirar “los pro” y no “los contra”.

Nunca faltan los celos del padre

Los padres que siempre han construido una imagen autoritaria ante sus hijos se verán enfrentados a esta nueva situación y al comienzo tratarán de controlar a la distancia, a sus hijos.

Los que ven a su hija como la niña de sus ojos sentirán celos ante los posibles novios que encuentre. Así lo explicó la psicóloga María Hernández Cabarique.

“Serán de esos padres que no quieren que le miren mucho a su hija y ese será su principal temor. Por eso es importante que tanto padre como hija se sienten a hablar sobre la situación, sin tapujos, con la confianza suficiente para que la hija no opte al final por decirle mentiras”.

 

preguntas y respuestas

María Hernández Cabarique

Psicóloga

¿De qué forma deben asumir los padres que sus hijos quieran tomar el control de su vida y  deciden cambiar de ciudad, por ejemplo, para continuar sus estudios superiores?

Ese tema se presenta con los hijos menores o cuando la niña es la única del hogar. Por lo general los padres son sobreprotectores, ellos buscan de alguna manera que los hijos se sientan como en casa en otra ciudad, quieren seguir orientándoles sus vidas. Las madres suelen ser más emocionales, los padres tienden a ser más celosos y sobreprotectores.

¿Qué pueden hacer los padres para no truncarles el camino a los hijos y manejar ese cúmulo de sentimientos?

Los padres deben estar seguros de la formación que recibieron sus hijos. Se les recomienda un acompañamiento, mediante el consejo, aprender a ganarse la confianza del hijo, brindarle las bases para que en el caso de que ellos tengan un inconveniente en otra ciudad se sientan apoyados por los padres.

Los padres pueden visitar la ciudad en la que el hijo o la hija vivirán, conocer la casa, los compañeros de cuarto, eso les da más tranquilidad.

 

preguntas y respuestas

Liliana Urbano

Psicóloga Bienestar Universitario UPB

¿Qué es bueno hablar antes de la partida del hijo o la hija?

Antes de la partida es necesario que haya un acompañamiento muy cercano a los hijos, que les permitan volar porque los padres estamos para formarles las alas y esperar a que partan del nido. Al hijo o la hija se le puede decir que tome siempre sus principios y valores porque se enfrentará a muchas cosas, tanto buenas como no adecuadas y que es necesario que él o ella elijan siempre pensando en su bienestar y sus sueños.

Los padres deben tener claro que deben brindarles la posibilidad a los hijos de mejorar su horizonte, esa es la tarea que les corresponde y para eso debe primar los sueños de ellos. Un padre debe acompañarlos en esa búsqueda desde lo económico, afectivo, psicológico.

 

¿Cómo manejar esa partida?

El amor hace que sean capaces de desprenderse y de brindarles siempre ese apoyo. La primera etapa es un duelo muy fuerte, pero con el paso del tiempo los padres se dan cuenta de que las satisfacciones personales son más grandes que los logros que empiezan a obtener. El corazón se va llenando de un motor propulsor que los llena de satisfacción.

¿Hasta qué punto es bueno el control sobre los hijos a la distancia?

Más que control es la autonomía, ese estado de confianza que está depositando en ellos. Los hijos saben que es tan grande la confianza que no fallan.

¿Cómo ver la experiencia como algo provechoso más que como una desventaja?

Los padres deben romper esos miedos propios. Cuando los hijos se van deben tener claro que van por una mejor meta y por un sueño. Eso hace parte del crecimiento y con el tiempo se adquieren las satisfacciones.


“Papi, consígname más”

Además del dolor que representa para los padres ese desprendimiento vienen otros dolores de cabeza relacionados con las pautas de responsabilidad.

Por eso no es ajeno para muchos padres escuchar “me quedé sin cinco”, “no me alcanzó la mesada”, “consígname más, por favor”. Esto suele darse sobre todo cuando los hijos siempre lo han tenido todo y hasta ahora se enfrentan a este tipo de situaciones austeras.

Los psicólogos consultados explicaron que es necesario:

1. Enseñarles a manejar el dinero. Destinar lo suficiente para su arriendo, alimentación y transporte, gastos adicionales. Pero tampoco pueden olvidar que son jóvenes y que quieren divertirse. Un rubro para la diversión será importante. No puede negar que su hijo o su hija querrá ir a un restaurante, un cine o una fiesta.

2. Si las llamadas son constantes para pedir dinero, es bueno que el padre pregunte sobre la administración que le está dando a los ingresos. Es necesario hablar sobre el tema del derroche y del ahorro.


Las madres son más emocionales

Así la hija vaya a cumplir 25 años siempre será la niña de los ojos de la madre. El problema se registra cuando la hija quiere tomar las riendas de su propia vida. Por lo general, la madre, que no está preparada, entra en estados de profunda tristeza porque su confidente no estará en casa junto a ella.

Frente a esta situación la psicóloga María Hernández Cabarique explicó que “al principio el teléfono puede convertirse en el principal aliado para cortar distancias, pero la mejor alternativa es que la madre busque espacios de distracción, cursos, que amplíe su círculo de amigos”.

De igual manera recomendó a la madre que en la medida de lo posible cuando hable con su hija esté lo más calmada posible, por su bienestar y el de su hija. Otra herramienta para superar el distanciamiento es apoyarse en la pareja.

 

Las madres son más emocionales

Así la hija vaya a cumplir 25 años siempre será la niña de los ojos de la madre. El problema se registra cuando la hija quiere tomar las riendas de su propia vida. Por lo general, la madre, que no está preparada, entra en estados de profunda tristeza porque su confidente no estará en casa junto a ella.

Frente a esta situación la psicóloga María Hernández Cabarique explicó que “al principio el teléfono puede convertirse en el principal aliado para cortar distancias, pero la mejor alternativa es que la madre busque espacios de distracción, cursos, que amplíe su círculo de amigos”.

De igual recomendó a la madre que en la medida de lo posible cuando hable con su hija esté lo más calmada posible, por su bienestar y el de su hija. Otra herramienta para superar el distanciamiento es apoyarse en la pareja.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad