Represión digital en Venezuela podría opacar a la de China | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-07 05:00:00

Represión digital en Venezuela podría opacar a la de China

Tras varias declaraciones de su presidente parece indudable que Venezuela aprobar√° fuertes leyes para controlar el acceso de sus ciudadanos a la Red.
Represión digital en Venezuela podría opacar a la de China

Precisamente esta semana lleg√≥ a ese pa√≠s Ramiro Vald√©s, quien estuvo encargado de implementar en Cuba leyes tan restrictivas para el uso de Internet que hacen palidecer a las medidas de ¬Ďmoderaci√≥n¬í de contenido digital usadas por el gobierno de China.

Esta triste proyección contrasta con la nominación de la red mundial de información para el Premio Nobel de Paz por parte de la versión italiana de la publicación Wired.

La Red libre sigue siendo un sue√Īo

Durante las √ļltimas semanas Estados Unidos y China han debatido enf√°ticamente sobre el nivel de libertad que cada naci√≥n considera deber√≠a manejarse en la Red. La discusi√≥n llev√≥ a la secretaria de estado norteamericana Hillary Clinton a declarar que Estados Unidos favorece la libertad digital, y oblig√≥ a China a defender su conocida pol√≠tica de intervenci√≥n del Internet.

Es probable, sin embargo, que dentro de poco los colombianos no tengan que buscar en el otro extremo del globo para encontrar uno de los ejemplos m√°s preocupantes de arbitrariedad inform√°tica.

Seg√ļn advirtieron varios ponentes del Foro sobre la Libertad de Expresi√≥n realizado en Caracas esta semana, el gobierno venezolano estar√≠a preparando una ley para tratar de controlar Internet. Marcelino Bisbal, director de posgrados de la Universidad Cat√≥lica Andr√©s Bello, explic√≥ que este medio ha probado ser una alternativa a la ¬ďhegemon√≠a comunicacional¬Ē del gobierno venezolano, que domina numerosos canales de televisi√≥n y radio y ha cerrado otros.

Por su parte el director ejecutivo de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), Julio Mu√Īoz, expres√≥ con desconcierto: ¬ďcada vez que venimos a Venezuela podemos observar que el Gobierno mantiene la agenda, mantiene los deseos de eliminar los medios de comunicaci√≥n¬Ē, tras lo cual invit√≥ al gobierno venezolano a asistir a la asamblea ordinaria que la SIP realizar√° en Aruba y a mantenerse dispuesto al di√°logo.

Ramiro Valdés: el ciberpolicía de Cuba

La noticia de que el comandante Ramiro Valdés llegó a Venezuela esta semana para solucionar la crisis eléctrica que enfrenta el país, no tranquilizó a ninguno de sus internautas.

Como ministro de inform√°tica y comunicaciones de Cuba el comandante Vald√©s ha orquestado en la isla una verdadera sinfon√≠a del control digital, que en mayo del a√Īo pasado lleg√≥ a su movimiento m√°s triste cuando la poblaci√≥n perdi√≥ el acceso a Internet, incluso en hoteles internacionales, donde hab√≠a que mostrar un pasaporte extranjero para utilizar una terminal conectada a la Red.

El Directorio Democr√°tico Cubano declar√≥ que el evidente inter√©s del r√©gimen con la medida de Vald√©s, a quien los cubanos se refieren como el ¬Ďciberpolic√≠a¬í, era incomunicar a la oposici√≥n dentro de Cuba y a su descontenta poblaci√≥n con el exterior.

Parece más que justificado que los venezolanos sospechen de la pronta aprobación de leyes que limiten su capacidad para comunicarse libre y rápidamente.

Quiz√° por eso han empezado a hacerse populares en el pa√≠s las ¬Ďgu√≠as¬í que analizan las diversas t√©cnicas y herramientas que utilizan los ciudadanos de Ir√°n y China para saltarse los filtros inform√°ticos que les imponen sus gobiernos.

Internet para Premio Nobel de Paz

El mismo Internet que pareciera ser el enemigo n√ļmero uno de los gobiernos impopulares ha sido propuesto esta semana por la versi√≥n italiana de la publicaci√≥n especializada en tecnolog√≠a Wired, para recibir el Premio Nobel de Paz.

La publicaci√≥n justific√≥ su propuesta de nominaci√≥n alegando que la red ¬ďes una herramienta que permite el di√°logo avanzado, el debate y el consenso a trav√©s de la comunicaci√≥n¬Ē.

Aunque la nominaci√≥n oficial de la Red no es un hecho confirmado; el comit√© encargado de elegir al ganador no revela un listado oficial de candidatos al premio hasta que han pasado 50 a√Īos desde la elecci√≥n del ganador.

Y aunque sería completamente inusitado que un objeto inanimado recibiera el premio, no es exactamente imposible que la red mundial sea considerada seriamente para el galardón, pues las instrucciones que dejó Alfred Nobel para entregar el premio no especifican que deba darse a un ser humano, sino a cualquier entidad que promueva la fraternidad internacional y el desarme.

Los jueces tendrán que decidir entonces si las ventajas comunicativas de la Red justifican la entrega del premio, a pesar de que también esté cargada de mensajes que promueven el odio y la intolerancia.

La vena política del pajarito

Twitter es sin duda la herramienta que se ha hecho m√°s popular durante las protestas de los √ļltimos d√≠as en Venezuela, ganando miles de nuevos usuarios no s√≥lo entre los opositores al r√©gimen del pa√≠s sino tambi√©n entre sus simpatizantes, despu√©s de que el presidente Hugo Ch√°vez amenazara al ¬Ďpajarito¬í o, m√°s puntualmente, a quienes lo usan para manifestarse contra su gobierno, para luego invitar a todo el pueblo venezolano a apropiarse de este y otros medios de comunicaci√≥n en Internet para ¬ďcontinuar con la revoluci√≥n¬Ē a trav√©s de ellos.

No resulta inveros√≠mil entonces que el presidente Ch√°vez, que se ha declarado dispuesto a tomar ¬ďmedidas profundas¬Ē contra los manifestantes, bloquee estrat√©gicamente el acceso a esta red social con alguna disculpa, como la necesidad de mantener el orden, o incluso sin ella.

Pero Twitter no esperará pacientemente a que se repita en otros países lo que ha sucedido ya en Irán y China; esta semana su co-fundador y director ejecutivo Evan Williams declaró que la empresa está consciente de su importancia socio-política, y anunció que trabaja en la implementación de un sistema anti-censura.
Dicho sistema contra bloqueos no ser√≠a una √ļnica funci√≥n o herramienta para permitir a sus usuarios acceder al sitio a√ļn en situaciones cr√≠ticas sino que, por el contrario, confiar√≠a en las m√ļltiples formas de acceso a Twitter que existen a trav√©s de diferentes dispositivos y redes a nivel mundial para garantizar que siempre habr√° alguna brecha para conseguir, legalmente, una entrada al servicio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad