Publicidad
Mié Ago 16 2017
27ºC
Actualizado 02:19 pm

2010Â… con pies de plomo | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-07 05:00:00

2010Â… con pies de plomo

Las cábalas económicas para 2010 son tan inciertas como las “cabañuelas”. Sin embargo, si algo de credibilidad le otorgamos a los presagios climáticos de la tradición popular, bien podríamos sostener que la piedra en el zapato al intento por romper el ciclo recesivo, se podría originar justamente en los precios de los alimentos por cuenta de la prolongada sequía de El Niño y el previsible temporal de lluvias e inundaciones del segundo semestre. Para no mencionar las presiones macroeconómicas externas, que en los últimos años han afianzado su influjo sobre el sistema alimentario mundial.
2010Â… con pies de plomo

Del estancamiento en los precios de los alimentos –como resultado de la creciente producción agroalimentaria y los excedentes que dejó el cierre de la frontera venezolana– podríamos pasar a un escenario de escasez, carestía y destrucción de riqueza.

Entre los ganaderos existe preocupación por los costos y pérdidas ocasionadas por el intenso verano, que se empiezan a manifestar en menguas significativas en producción, rentabilidad y oferta de carne y leche. Una variación inesperada en los precios de los alimentos –que pesa sustancialmente en el cálculo de la inflación– o un revés en la incierta recuperación mundial, harían aguas las estimaciones sobre crecimientos sectoriales generalizados y de un PIB positivo para esta vigencia.

Persisten, además, las dudas sobre una recaída mundial. Krugman y Roubini advirtieron sobre el insostenible déficit, acumulación de deuda, liquidez y el anémico crecimiento de las economías industrializadas, que harían irresistible el uso de la inflación para reducir el valor real de sus deudas públicas y privadas.

No sabemos cuánto durará el verano o qué tan fuerte será el invierno. Pero, además, no podemos descartar una recaída en la economía mundial o que, en un supuesto entorno de recuperación, repunte la demanda y cotización internacional del crudo, porque además de presionar los costos en la producción de alimentos, haría inatajable el proceso revaluacionista del peso frente al dólar.

Aunque para muchos inconscientes, el problema se resolvería con una declaratoria de libertad de importaciones, de poco servirá sembrar en un año tan frágil sobre la ruina del sector agropecuario que genera el 18% del empleo en el país y el 13% del PIB nacional. Sólo la ganadería contribuye con 3,76% en la formación de riqueza nacional.

No podemos dejar cabos sueltos en 2010. La economía, la local y la mundial, se volvió impredecible. Aunque noviembre fue bueno para la industria, comercio y exportaciones, sus contracciones trimestrales y año corrido (enero-noviembre de 2009) dejan mucho qué desear, así como la destrucción de empleo que han registrado, con su efecto rebote sobre el consumo de los hogares –corazón de la reactivación– que ya carga con la famélica capacidad adquisitiva del ingreso.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad