¬ŅQu√© hacemos con... El hacedor del pueblo de Dios? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-08 05:00:00

¬ŅQu√© hacemos con... El hacedor del pueblo de Dios?

Cuatro mil a√Īos despu√©s de Abraham apareci√≥ Mois√©s, el profeta de los profetas, hombre √ļnico e inigualable, favorecido por su relaci√≥n directa con Dios. Mois√©s vio una zarza ardiendo, oy√≥ una voz y pregunt√≥:
¬ŅQu√© hacemos con... El hacedor del pueblo de Dios?

¬ď¬ŅQui√©n eres y c√≥mo te llamas?¬Ē Escuch√≥: ¬ďYo Soy el que Soy, el Dios de los Patriarcas, yo soy Jehov√°¬Ē. Dios dio ¬ďpoderes m√°gicos¬Ē a Mois√©s para que probara al Fara√≥n que era su enviado, al regreso el Profeta recibi√≥ el respaldo y seguridad de Jetro, su suegro, que lo escondi√≥ en el desierto, protegi√©ndolo del Fara√≥n. Nadie duda que el Dios de Mois√©s era Mois√©s. La huida negociada y luego olvidada por el Fara√≥n lo oblig√≥ a marchar con una masa amorfa a la que despu√©s de cuarenta a√Īos transform√≥, con generaciones nuevas, en un pueblo libre que hab√≠a sido esclavo.

Las insurrecciones contra el Patriarca fueron frecuentes, Mois√©s, con mano muy dura, las someti√≥. Lo del cuento del ¬ďBecerro de Oro¬Ē podr√≠a ser m√°s fantas√≠a y leyenda que verdad, pero embellece la historia. Tambi√©n lo de la roca que tocada con su vara dio salida a agua, mucha agua. Mois√©s viv√≠a y conoc√≠a muy bien el desierto Legislador √ļnico, nos regal√≥ la ¬ďLey de Mois√©s¬Ē, las ¬ďTablas de la Ley¬Ē, los ¬ďDiez Mandamientos¬Ē, prodigados y hechos p√ļblicos hace cuarenta siglos y que contin√ļan vigentes como fundamento del buen vivir de las gentes. Los Diez Mandamientos obligan al pueblo jud√≠o, a los cristianos y a los seguidores de Mahoma. En verdad, ¬Ņqui√©n era Mois√©s? Hay quienes dudan de su existencia. Curiosidad: cuarenta d√≠as y cuarenta noches llovi√≥ sobre la tierra, fue el Diluvio Universal.

Cuarenta a√Īos dur√≥ la peregrinaci√≥n de Mois√©s. Cuarenta d√≠as permaneci√≥ Jes√ļs en el desierto, donde fue tentado por el demonio. Cuarentena d√≠as transcurren desde el mi√©rcoles de ceniza hasta las festividades de la resurrecci√≥n. A los cuarenta d√≠as descendi√≥ el Esp√≠ritu Santo en Pentecost√©s. Cuarenta d√≠as era el aislamiento obligatorio para evitar el contagio y transmisi√≥n de las enfermedades. ¬ŅCu√°l es el encanto del n√ļmero ¬ďcuarenta¬Ē?

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad