¿Informantes o cómplices? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
20ºC
Actualizado 02:56 am

¿Informantes o cómplices? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-11 05:00:00

¿Informantes o cómplices?

La gavilla y su pandilla no dudaron en irse lanza en ristre contra el presidente Uribe cuando nos recordó la obligación de cumplir con un deber ciudadano ineludible: Ante una transgresión a la ley, quien conozca su cometimiento, o lo informa o es su cómplice. No hay término medio.
¿Informantes o cómplices?

De manera que por obligación legal y moral, ante cualquier delito que las circunstancias nos hagan conocer, o informamos o respondemos como encubridores. ¿Cuál es entonces el bochinche que han armado precisamente los que se rasgan las vestiduras pretendiendo fungir como inocentes y honestos? Otra cosa bien diferente es que, la justicia, que en nuestro país no existe o si existe es venal y corrupta, convierta siempre al informante en delincuente y al delincuente en víctima.

Porque… discutiendo este tema en la tertulia diaria, uno de nuestros interlocutores, (Tolomeo, nombre ficticio; con el propio lo acribillan) resolvió denunciar ante la entidad respectiva a sus vecinos de varias fincas que día y noche robaban su servicio para eludir la marca de sus consumos en su respectivos registros, generando situaciones perjudiciales y daños permanentes en la zona del servicio, de la cual Tolomeo también se suplía y era un perjudicado. La entidad muy acuciosa, rápidamente atendió al informante y envió una cuadrilla pero a la finca de Tolomeo, la que revisaron con lupa y buscaron afanosamente con qué poderlo multar y sancionar. Las demás fincas no fueron revisadas. A Tolomeo lo multaron por alguna nimia irregularidad rebuscada, ajena a su voluntad y lo empapelaron con otra situación, hasta ahora, luego de treinta años, encontrada dizque mal catalogada. Para no alargar, Tolomeo resultó perjudicado por ser informante y los delincuentes continúan robando servicio, mondos y lirondos. Ahora a Tolomeo, así motivado, le satisface que se roben el servicio y jamás volverá a colaborar con la entidad; al contrario, entendió que debe ser un “buen” cómplice. ¡Pobre Tolomeo! Ignoraba que los mecenas de sus vecinos estaban dentro de la entidad.

Este es el país corrupto que responde así a los inagotables esfuerzos de un presidente que busca afanosamente nuestra tranquilidad y progreso.

Escritor Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad