Peor el remedio que la enfermedad | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Dic 17 2017
21ºC
Actualizado 09:02 am

Peor el remedio que la enfermedad | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-12 05:00:00

Peor el remedio que la enfermedad

Explot√≥ la crisis en la seguridad social en Colombia. El Gobierno ha decretado la Emergencia Social, buscando conjurar los factores desencadenantes del grave estado de la estructura encargada de atender la salud de los habitantes del territorio nacional, as√≠ como de garantizar el ingreso que permita vivir dignamente en los a√Īos de retiro. La decisi√≥n del Ejecutivo se esperaba hace meses, por no decir a√Īos. La polvareda que han levantado los decretos expedidos dentro de la vigencia de la mencionada instituci√≥n resulta explicable y en algunos aspectos, los cuestionamientos encuentran plena justificaci√≥n. Independiente de las implicaciones de las medidas tomadas, que lo son muchas y de diversas connotaciones, hay algo que no puede pasarse por alto: la aparente inconstitucionalidad del Decreto 4975 de 2009.
Peor el remedio que la enfermedad

La Constitución Política es clara al estipular que las figuras normativas existentes para superar situaciones de alteración del orden político, económico o social, pueden ser invocadas, solamente cuando los hechos que originan tales circunstancias atípicas, sean sobrevivientes. Evidentemente, la debacle en la seguridad social de imprevista no tiene nada; se trata de una calamidad totalmente anticipada. Por lo tanto, muy seguramente, habrán de caer por viciadas, las normas hoy objeto de acalorada controversia.

Es novedad acaso que el recaudo de la cartera de cuentas por cobrar es dram√°tica para las IPS que se ven obligadas a cursar tan tortuoso tr√°mite? Que el presupuesto de los hospitales p√ļblicos no alcanza para cubrir los gastos ocasionados en la atenci√≥n de la poblaci√≥n correspondiente al r√©gimen subsidiado, por m√°s que se nutre del m√ļsculo financiero de las entidades territoriales, a trav√©s de las cuales se canaliza los recursos del sistema general de participaci√≥n, era desconocido para alguien que tenga mediano conocimiento sobre el sistema en nuestro pa√≠s? Que se desv√≠a recursos hacia otras finalidades de inversi√≥n p√ļblica en el orden nacional es noticia? Que el c√°ncer de la corrupci√≥n, que en la seguridad social hizo met√°stasis, es asunto de reciente descubrimiento?

No son hechos de los cuales no tuviera reporte ni intuici√≥n el Gobierno. La cuestionada normatividad reposa sobre un muy endeble piso jur√≠dico. Se ha levantado voces se√Īalando que con los decretos se pauperiza a√ļn m√°s la profesi√≥n m√©dica, que la salud se volver√° m√°s todav√≠a, un lujo para los altos estratos socio-econ√≥micos, que se incrementar√° la miseria en Colombia. A tan profundo debate, hay que agregarle el de la juridicidad de las normas expedidas.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad