Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
24ºC
Actualizado 03:37 pm

El fondo del asunto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-12 05:00:00

El fondo del asunto

Aunque para muchos el tema de hoy estará algo pasado de moda debido al sólido concepto del magistrado Sierra Porto, llego por primera vez a él porque siento que ya con las cosas más claras y menos pasión podemos discutir con más sensatez el dilema: ¿Si o no a la reelección y su referendo?
El fondo del asunto

Para empezar y mirar lo que considero es el fondo de esta encrucijada, quiero sin ser irrespetuoso, dejar a un lado nuestra Constitución de 1991. No es que no la considere importante y aunque en teoría es la única que bloquea la avanzada reeleccionista, quiero hacer énfasis hoy en el absurdo en el que estamos cayendo como pueblo colombiano. Es incomprensible que en un país de 45 millones creamos que solo existe una persona capaz de liderar la nación y llevarla por un buen camino. Sueño con el momento en que Colombia llegue a la madurez suficiente para tener la capacidad de criticar sin odiar ciegamente y de reconocer sin adorar infinitamente.

El problema no es que Uribe sea un dictador. Yo sinceramente no le veo ni la pinta ni la actitud de serlo. Compararlo con Trujillo, Hitler o Chávez es un terrorismo mediático causado por personas que no tienen ningún argumento para contradecirlo. Si el presidente Uribe es reelegido en el 2010, Colombia no va hacia ninguna dictadura, pero sin ofender, sí camina hacia la ingenuidad. Aquí el problema no es pisotear a José Obdulio o cualquiera de sus fieles promotores; al fin y al cabo esas son sus convicciones y obsesiones. Lo trágico y sobre lo que hay que llamar la atención es la falacia a la que está recurriendo el pueblo colombiano como creer que para que una tesis o una política se mantengan es necesario que un líder siga en el poder. En ese caso tendrían que haber inmortalizado a George Washington en Estados Unidos para que su proyecto democrático no pereciera.

Mas allá de que la cabalgata reeleccionista esté violando o no la Constitución del 1991, lo que refleja, y me duele decirlo, es que estamos como nación al borde de la inutilidad.

¿Ustedes de verdad creen que nadie en Colombia es capaz de continuar por el sendero del progreso que (y lo reconozco) Uribe empezó a recorrer? Una sociedad es cambiante y dinámica. Cuando cae en la dependencia y la monotonía pierde la esencia de lo que es: divergente y plural, con pensamientos distintos y con oportunidades para que sus ciudadanos presenten nuevas propuestas o mejoras a lo existente.

En resumen, sugiero que si el referendo es aprobado, no voten, no porque piense que algún dictador reencarnó en Uribe o Colombia caerá en el fracaso, sino porque considero que en Colombia hay un gran capital humano que tiene la capacidad de liderar a nuestro país hacia el desarrollo y la prosperidad. *Gracias por acompañarme en estas primeras 50 columnas.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad