El día del conserje | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 06:23 am

El día del conserje | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-12 05:00:00

El día del conserje

Propongo instaurar el día del conserje. En Colombia no le decimos así al encargado del cotidiano cuidado del edificio o copropiedad. Acá le decimos “administrador”. Y lo propongo porque es lo que hacemos usualmente con los oficios en crisis o devaluados, o con los roles de vida sufridos.
El día del conserje

Por eso hay día del médico, pero no del hombre sano; de la secretaria, pero no del jefe; de la madre, pero no de la soltera feliz; del Contador Público, pero no del dueño de las empresas, etc. Es como un remordimiento colectivo, un complejo de culpa que buscamos reparar con un día en la calenda, como se hace con los santos mártires del Almanaque Bristol.

Será el día del “conserje” para, en primer lugar, rectificar el equívoco del pomposo nombre de “administrador”. Es que administrar es bastante más que llevar las cuentas del edificio, mandar a la del aseo y a los porteros, disponer del arreglo del jardín y manosear todo el día un reglamento de copropiedad. Eso era lo que hacía el “ama de llaves” en las casonas, o Alfred el mayordomo de Batman, o Chepe el capataz de las fincas.

Los administradores salen de las universidades; allá les enseñan cosas que no son tan complicadas como las que aprenden los economistas, pero que les alcanzan para ser profesionales. De hecho, ahora hay administradores de todo, hospitalarios, turísticos, educativos, de salud, etc. El administrador sabe un poco de finanzas, contabilidad y estrategia empresarial para dirigir organizaciones. Me encantaría tener un “administrador” ocupándose del funcionamiento del ascensor del edificio o de las cagadas del perro de mi vecina, pero me parece que doña Blanquita, con su cuaderno cuadriculado y sus anteojos bifocales, basta y sobra. Sobra solo cuando excede el rol, por ejemplo cuando exige que la autorización de entrada del tipo del mantenimiento mensual al computador conste siempre por escrito; cuando da la orden al portero de no abrir la puerta, así tenga en sus narices al residente, si éste no timbra previamente; cuando insiste en hacer surgir del reglamento facultades en cabeza del “administrador” que chocan con el sagrado límite del derecho a la intimidad y a la propiedad privada; cuando husmea las visitas y cuando entrevista a las empleadas domésticas. Yo quiero “conserje”, y día para recordarle lo que hace útil su consagrado oficio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad