El día del conserje | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-12 05:00:00

El día del conserje

Propongo instaurar el d√≠a del conserje. En Colombia no le decimos as√≠ al encargado del cotidiano cuidado del edificio o copropiedad. Ac√° le decimos ¬ďadministrador¬Ē. Y lo propongo porque es lo que hacemos usualmente con los oficios en crisis o devaluados, o con los roles de vida sufridos.
El día del conserje

Por eso hay d√≠a del m√©dico, pero no del hombre sano; de la secretaria, pero no del jefe; de la madre, pero no de la soltera feliz; del Contador P√ļblico, pero no del due√Īo de las empresas, etc. Es como un remordimiento colectivo, un complejo de culpa que buscamos reparar con un d√≠a en la calenda, como se hace con los santos m√°rtires del Almanaque Bristol.

Ser√° el d√≠a del ¬ďconserje¬Ē para, en primer lugar, rectificar el equ√≠voco del pomposo nombre de ¬ďadministrador¬Ē. Es que administrar es bastante m√°s que llevar las cuentas del edificio, mandar a la del aseo y a los porteros, disponer del arreglo del jard√≠n y manosear todo el d√≠a un reglamento de copropiedad. Eso era lo que hac√≠a el ¬ďama de llaves¬Ē en las casonas, o Alfred el mayordomo de Batman, o Chepe el capataz de las fincas.

Los administradores salen de las universidades; all√° les ense√Īan cosas que no son tan complicadas como las que aprenden los economistas, pero que les alcanzan para ser profesionales. De hecho, ahora hay administradores de todo, hospitalarios, tur√≠sticos, educativos, de salud, etc. El administrador sabe un poco de finanzas, contabilidad y estrategia empresarial para dirigir organizaciones. Me encantar√≠a tener un ¬ďadministrador¬Ē ocup√°ndose del funcionamiento del ascensor del edificio o de las cagadas del perro de mi vecina, pero me parece que do√Īa Blanquita, con su cuaderno cuadriculado y sus anteojos bifocales, basta y sobra. Sobra solo cuando excede el rol, por ejemplo cuando exige que la autorizaci√≥n de entrada del tipo del mantenimiento mensual al computador conste siempre por escrito; cuando da la orden al portero de no abrir la puerta, as√≠ tenga en sus narices al residente, si √©ste no timbra previamente; cuando insiste en hacer surgir del reglamento facultades en cabeza del ¬ďadministrador¬Ē que chocan con el sagrado l√≠mite del derecho a la intimidad y a la propiedad privada; cuando husmea las visitas y cuando entrevista a las empleadas dom√©sticas. Yo quiero ¬ďconserje¬Ē, y d√≠a para recordarle lo que hace √ļtil su consagrado oficio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad