Democracia en rines | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-13 05:00:00

Democracia en rines

Todo este derroche de dinero que estamos presenciando en la publicidad de los candidatos al Congreso y el que va a correr a manos llenas el día de elecciones en la compra de votos, es el signo más diciente, más demostrativo de la decadencia a que ha llegado la democracia colombiana.
Democracia en rines

Democracia corrompida cuyo mejor destino-y quiz√°s el √ļnico que se merece- deber√≠a ser la instauraci√≥n de un r√©gimen nuevo, como lo vaticin√≥ en su momento √Ālvaro G√≥mez Hurtado. Un nuevo r√©gimen que empiece por abolir la vigencia de ciertas instituciones que son causas principales de la corrupci√≥n, donde se incuban, crecen y se reproducen los virus que tienen al sistema democr√°tico en un estado de postraci√≥n letal.

No obstante su evidencia, parece que nadie quiere aceptar -y mucho menos los pol√≠ticos- que la corrupci√≥n se increment√≥ en forma vertiginosa desde el momento en que unas malhadadas reformas constitucionales, parad√≥jicamente ideadas por G√≥mez Hurtado, establecieron la elecci√≥n popular de alcaldes y gobernadores; m√°s tarde la corrupci√≥n tom√≥ un impulso mayor con el da√Īino invento del voto preferente. Y todo, dizque porque ten√≠amos que ¬ďmodernizar la democracia¬Ē y ponernos a tono con el resto del mundo. ¬°V√°lgame Dios!

Con la elecci√≥n popular de alcaldes y gobernadores los grandes caciques descubrieron la forma de perpetuarse en el poder para su enriquecimiento personal. A cambio de promesas de futuros contratos, obtienen ingentes cantidades de dinero que se invierte en una apabullante publicidad de sus candidatos¬Ėt√≠teres, y en la compra descarada de votos con plata contante y sonante que se reparte entre electores ingenuos, ignorantes y a veces hambrientos.

Despu√©s, con el establecimiento del ¬ďvoto preferente¬Ē se fabric√≥ la bomba que aniquil√≥ a los partidos. De tales partidos serios, que respond√≠an a una ideolog√≠a y a una tradici√≥n de honestidad, y que eran garant√≠a del juego limpio de la democracia, solo quedaron cientos de ¬ďpartiditos unipersonales¬Ē, con sedes propias y con patrocinadores distintos al partido que les confiri√≥ el aval. A√ļn los pol√≠ticos honestos ¬Ėque los hay, los hay, y no pocos- se ven obligados a armar carpa aparte pues, de lo contrario, nadie se enterar√≠a de su figuraci√≥n en una lista.

La gran pregunta que uno se hace es esta: ¬Ņesos pol√≠ticos honestos, por los cuales tenemos que votar si no queremos ser c√≥mplices de la corrupci√≥n, tendr√°n el coraje suficiente para alzar sus voces, as√≠ sean por ahora minoritarias, a favor de la derogatoria de los dos engendros constitucionales y legales que he mencionado? A esos pol√≠ticos honestos por quienes vamos a votar el pr√≥ximo 14 de marzo, les pedimos que tomen conciencia de esta realidad y obren de conformidad a ella.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad