Por una cultura ciudadana | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Mar Dic 12 2017
20ºC
Actualizado 08:25 pm

Por una cultura ciudadana | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-17 05:00:00

Por una cultura ciudadana

El pr√≥ximo 14 de marzo los colombianos, en ejercicio de un derecho fundamental iremos a las urnas para elegir a quienes nos representar√°n en el Congreso Nacional; elegiremos las personas que legislar√°n en la b√ļsqueda de soluciones para los problemas sentidos de los colombianos y por la construcci√≥n de un pa√≠s que espera tener hacia el futuro, paz y bienestar.¬†
Por una cultura ciudadana

Desde 1959 todos, colombianos y colombianas, perseguimos este objetivo; un variopinto de figuras pol√≠ticas han desfilado por nuestro capitolio y de esa marcha va quedando una gran frustraci√≥n para el colombiano que cree que ejerciendo el derecho al voto alcanzar√° ese bienestar y esa paz tan deseados. Se podr√≠a afirmar que de los cerca de 260 parlamentarios que elegiremos, cada vez es menor el n√ļmero de congresistas que realmente asumen, de manera integral, la responsabilidad propia del poder que ejercen.

No es f√°cil decidir por qui√©n votar.¬† Por los a√Īos sesenta cuando los partidos pol√≠ticos ten√≠an una identidad consolidada, hab√≠a alg√ļn tipo de orientaci√≥n pol√≠tica para el proceso de elegir, no obstante la restricci√≥n que hac√≠a el Frente Nacional; con el paso del tiempo, superado el Frente Nacional, vino la apertura hacia nuevos partidos lo cual gener√≥ grandes expectativas en una naci√≥n joven. Bajo el supuesto de que no era conveniente seleccionar entre s√≥lo dos opciones convencionales, se gener√≥ la idea de que eran posibles otras opciones, de la misma forma que en otros lugares del mundo; donde gracias a la estructura legislativa era posible alcanzar bienestar para el ciudadano.¬† Sin embargo, los nuevos partidos, o tendencias, no han logrado consolidarse ni en ideas ni en recursos para sobrevivir a la debacle en las que hoy nos encontramos; para que se constituyeran en verdaderas opciones democr√°ticas.

Ahora, se ha venido abriendo paso la tendencia de que cada partido, cada parlamentario, se viene transformando en una especie de empresa que genera dividendos, mayores si les cristaliza la elecci√≥n; y claro, si son una empresa es necesario invertir en ella para alcanzar alg√ļn r√©dito.¬† Algunos que ten√≠an recursos y hac√≠an ¬ďpol√≠tica¬Ē pudieron salir adelante; otros que quer√≠an alcanzar el ¬ďpoder¬Ē y no ten√≠an recursos, en un escenario permeado por los negocios il√≠citos, encontraron formas f√°ciles para alcanzar el poder y lograr un enriquecimiento de su ¬ďempresa¬Ē.¬† ¬ďPol√≠ticos¬Ē, ¬ďinversionistas¬Ē y negocios il√≠citos confunden hoy al ciudadano y esto obliga un mayor y mejor an√°lisis al decidir por qui√©n votar; pese a todo, hay que hacerlo, no se puede perder la esperanza de cambio.¬† No es raro que el elector se pregunte: ¬Ņde d√≥nde sale tanto dinero, en nuestra democracia?¬† Si la democracia se fundamenta en la participaci√≥n ciudadana, la transparencia, la rendici√≥n de cuentas y en un estado de derecho; ¬Ņen que est√° sustentada la nuestra?¬† Amigo colombiano de todas maneras es imprescindible votar, no hay mal que dure cien a√Īos: Ejerzamos nuestro derecho al sufragio.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad