Publicidad
Publicidad
Mar Dic 6 2016
22ºC
Actualizado 09:35 am

Los olímpicos de china | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-29 00:46:58

Los olímpicos de china

Los olímpicos de china

La llama no se ha apagado, ella continuará viva, esperando el próximo encuentro, que tendrá lugar en Londres. Varias conclusiones quedan después de las justas deportivas. China mostró su poderío, divulgando ante el mundo su nueva imagen de país moderno, sociedad abierta y economía progresista. Ratificó su posición de vanguardia en el acontecer económico internacional, agregando a esta condición una manifestación sin par de capacidad para organizar un evento de la magnitud del que se presenció en todos los rincones del orbe, a través de señales televisivas y vía internet.

Superó el gigante asiático a todos los países que le antecedieron en la celebración del magno evento de multitudes, no solo en planeación y efectividad, sino también en majestuosidad. La rica variedad de las culturas que corresponden a su abigarrada conformación étnica sirvió de marco al fastuoso espectáculo con que la nueva potencia deslumbró a los habitantes de los cinco continentes.

Pero China se preparó juiciosamente, no solo para ofrecer la más vistosa fiesta jamás vista, sino lo hizo para ganar, para sobresalir entre los mejores, con una pléyade de atletas consagrados a sus respectivas disciplinas deportivas para hacer honra al nombre del país anfitrión del espléndido regocijo de los espíritus, fuente incomparable de salud para las mentes y las almas. Y se dio lo que se tiene que lograr cuando se conjuga voluntad con planeación, pasión con dedicación, disciplina con amor por una causa. China venció a los más fuertes y se convirtió en el nuevo líder de los deportes en el mundo.

El desempeño de Colombia en los juegos presentó notoria pobreza. Una medalla de plata y una de bronce para un país con más de cuarenta millones de habitantes, con afición y práctica por décadas en numerosas disciplinas deportivas, no es exactamente un resultado del que podamos ufanarnos.

La explicación es simple: la falta de gestión organizativa, las deficiencias en planeación y las limitaciones en preparación se traducen, como tiene que ser, en cifras cercanas al fracaso. Para solucionar el problema, habrá que revisar a fondo las estructuras y políticas del Comité Olímpico Nacional, pues el deporte también es imagen ante el mundo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad