El ruido | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Dom Ene 21 2018
20ºC
Actualizado 08:25 am

El ruido | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-18 05:00:00

El ruido

¬ďEl respeto al derecho ajeno es la paz¬Ē, es una frase conocida del pol√≠tico mexicano Benito Ju√°rez que significa que mi derecho va hasta donde empieza el del otro. Es tambi√©n un oportuno mensaje para las personas que consideran leg√≠timo agredir a diario a los dem√°s, operando toda clase de aparatos, sin reparar que la desarmon√≠a y el alto volumen de sus equipos de sonido, instrumentos musicales, motores de motos y carros, etc. son otra forma de violencia. Esos comportamientos desproporcionados han generado en m√°s de una oportunidad conflictos serios entre personas que han derivado hasta en tragedias.
El ruido

El cuento de la tortura china es muy similar a lo que est√° ocurriendo en esta ciudad y el √°rea metropolitana, donde grupos de individuos desadaptados nos obligan a soportar con regularidad estas agresiones, producto de su falta de cultura. El sentido com√ļn y las normas de convivencia indican que la sociedad se ha dado normas de anta√Īo para impedir que los unos atropellen a los otros con esas conductas. No conozco ninguna disposici√≥n que autorice el ruido y de contera que las personas tengan que aceptarlo como algo rutinario y normal. Es entonces cuando las autoridades deben operar y exigir el respeto a los derechos fundamentales de todos nosotros, as√≠ como las normas de los c√≥digos de polic√≠a, para meter en cintura y sancionar a tanto ga√Ī√°n que ha arribado a esta regi√≥n a aportar s√≥lo sus malos modales.

As√≠ como se promueven campa√Īas c√≠vicas por el d√≠a sin carro para menguar la poluci√≥n, deber√≠an promoverse otras para restringir la contaminaci√≥n auditiva. Da la impresi√≥n de que se est√° ¬ďcompartiendo¬Ē la vida con grupos de sordos que creen equ√≠vocamente que la hombr√≠a estriba y se demuestra en competir con otros b√°rbaros similares para establecer qui√©nes generan m√°s desorden y estropicio. Ahora bien, el tema del ruido para infortunio de muchos feligreses ha llegado tambi√©n a algunos templos religiosos, lugares donde se supone, se va a meditar y a orar, pues su misma magnificencia llama al sosiego y el reposo. Ocurre que para amenizar las liturgias se contratan a grupos musicales cuyos integrantes exageran el volumen de sus equipos y cantan de forma altisonante, generando el efecto contrario, es decir, se ubican en contrav√≠a con la pr√©dica de los pastores en sus sermones que promueven la tolerancia y la paz. Para ellos tambi√©n un respetuoso llamado de atenci√≥n.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad