Mi ni√Īa se convirti√≥ en mujer | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-18 05:00:00

Mi ni√Īa se convirti√≥ en mujer

¬ďYa mi p√°lida ni√Īa se convirti√≥ en mujer/ la cris√°lida tierna, mariposa ya es:/ en el jard√≠n del alma, la rosa puede ser/ y en el lago sereno, cual loto una mujer./ En la t√≠mida estrella, luz propia puedo ver:/ eres, gracias al cielo, la fuente de otro ser/ portadora del alma, hacedora de amor, debes sembrar ternura, ilusi√≥n y calor.¬Ē Nuestra peque√Īa se convirti√≥ en mujer, como dice Sonia en uno de sus poemas. Hoy Dios nos ha dado un precioso regalo, motivo de la reflexi√≥n de esta columna.
Mi ni√Īa se convirti√≥ en mujer

Cuando t√ļ llegaste le dec√≠amos al Se√Īor: ¬°Gracias por hab√©rnosla confiado!¬†Gracias por permitirnos acogerla como nos acogieron nuestros padres cuando nos sintieron cerca de su ser. Hoy, nena linda, esa sensaci√≥n de milagro, que entonces sentimos, se acrecienta: ¬ďeres gracias al cielo la fuente de otro ser¬Ē; hay algo inexplicable que nos llena el alma de emoci√≥n y el rostro de l√°grimas. Cuando con David nos entregaron¬†la primera foto de ese ser que vive en ti, nos parec√≠a un sue√Īo hecho realidad a trav√©s de sus vidas.

Nuestro coraz√≥n se prolonga por medio¬†del de ustedes que en este momento de la existencia nos hacen part√≠cipes del milagro de la vida. Con tus hermanos, Juan Carlos, Natalia y Luis Jos√©, nos sorprendimos ante ese hecho normal en el transcurrir diario, pero que para nosotros, es el mayor regalo que nos ha dado Dios. Es el milagro de la vida, milagro de un ser humano que comienza a vivir y ya tiene una peque√Īa forma, y en el que palpita un coraz√≥n ansioso de la vida, que se escucha como una melod√≠a, comprobando personalmente lo que ya sab√≠amos:¬†desde su concepci√≥n el ser humano vive un proceso de crecimiento hasta la culminaci√≥n de su humanidad.

Con tu mam√° lloramos al reflexionar como un ser tan diminuto es ya tan vivo y tan vulnerable a tal punto que depende del cuidado que ustedes le prodiguen.¬†Ya tu cuerpo no es tu cuerpo, es un nido de vida y¬†te debes toda a √©l. La vida tuya y de David cambiar√° y ese hijo que Dios les conf√≠a, ser√° el motor de todas sus luchas y de todas sus alegr√≠as, ser√° el sol alrededor del cual girar√°n sus sue√Īos y esperanzas, como lo han sido ustedes para nuestras vidas.

Dice un proverbio que los nietos riegan polvo de estrellas sobre sus abuelos, creo que s√≠, ya sentimos que el universo es peque√Īo, que la luz de las estrellas nos ilumina y que miles de pedazos de ellas se ciernen sobre nuestras vidas; que una peque√Īa chispa de estrellas vino a habitar en nuestra ni√Īa. Sabemos que lo mismo sucede en casa de David, donde vivimos la emoci√≥n de la vida que nos visita de nuevo; el sol y la sangre de esas tierras de El L√≠bano, que corre por la vida de David, se han confundido con las tuyas, fuertes y l√≠mpidas de nuestro Santander, para dar paso a una nueva realidad humana.

Solo me queda pedirle a Dios, √ļnico due√Īo de la vida, proteja la de ese peque√Īo que ya alegra la nuestra, y la da tantos y tantos, que son su regalo para la construcci√≥n de un mundo, en nuestra Colombia,¬†con m√°s posibilidades de desarrollo humano del que hemos vivido.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad