Un joyero frustró atraco tras lanzarse de un segundo piso | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Un joyero frustró atraco tras lanzarse de un segundo piso | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-18 05:00:00

Un joyero frustró atraco tras lanzarse de un segundo piso

Como si tratara de la escena de una película de acción, un joyero de 46 años se lanzó desde un segundo piso para escarpase de un trío de atracadores que pretendían hacerlo abrir su caja fuerte.
Un joyero frustró atraco tras lanzarse de un segundo piso

El cinematográfico hecho se presentó ayer a las 3:00 de la tarde en la calle 62 con 4 del barrio Los Naranjos, en la Ciudadela Real de Minas, donde funciona un taller de joyería.

Pero si la valerosa acción del joyero es digna de una cinta de Hollywood, no menos asombroso fue el plan que idearon los delincuentes para realizar  el frustrado hurto, el cual se empezó a ejecutar a las 12:00 del mediodía cuando en la casa donde funciona el taller se fue la luz.

Tras cortar el fluido eléctrico los delincuentes se aseguraron de desactivar las alarmas del taller de joyería y de lanzar la coartada perfecta para la segunda parte de su plan, que consistía en enviar tres falsos operarios de la electrificadora para supuestamente restablecer el fluido eléctrico.

Vigilando el plan

Poco antes del atraco, a las 2:45 de la tarde, los vecinos del sector observaron cerca del taller de joyería a un hombre alto de contextura gruesa y tez morena que iba vestido de policía, incluso, aseguran los testigos, iba montado en una motocicleta marcada con los logos de la Policía Nacional.

“El tipo estaba solo. Miraba y miraba para el taller. Luego hizo una llamada y se fue. Creemos que era uno de los atracadores porque en este sector peatonal nunca entra la Policía”, indicó un residente del barrio.

Cinco minutos después de que el falso uniformado se retiró llegaron a la casa donde funciona el taller tres sujetos vestidos con el uniforme que identifica a los operarios de la Electrificadora de Santander.

Uno de los hombres tocó la puerta y se identificó como operario. Como en el taller no había luz, al joyero se le hizo obvio que desde la empresa le hubiesen mandado tres hombres para que restablecieran el servio y por eso les abrieron la puerta.

Se lanzó

Cuando los tres supuestos operarios de la Electrificadora lograron entrar al taller, desenfundaron sus armas de fuego y mostraron sus verdaderas intenciones.

El hijo del joyero y su esposa, quien tiene siete meses de embarazo, fueron amordazados y encerrados en uno de los baños de la casa de tres pisos.

De acuerdo con las autoridades dos de los delincuentes empezaron a buscar la caja fuerte y como no la encontraban, encañonaron al joyero para que les indicar el sitio en el que estaba el botín por el que ellos iban.

Los delincuentes bajaron con su víctima desde el tercer piso y cuando llegaron a la segunda planta, asegura la Policía, el joyero se armó de valor y se lanzó por la ventana.

No obstante otras versiones indicaban que habían sido los delincuentes quienes habrían lanzado al joyero desde el segundo piso en represaría porque nos les daba la ubicación de la caja fuerte. Sin embargo esta versión fue desmentida por los investigadores de la Sijin.

 

Quedaron encerrados

La fuga del joyero dejó enjaulados en su propia trampa a los tres delincuentes porque cuando fueron a abrir la puerta para huir, se percataron de que la llave no estaba. Mientras el joyero se reponía de la caída en el ante jardín del taller, los tres delincuentes tumbaron la reja de la ventana y con las patas de una de las sillas del comedor partieron el vidrio. Por allí lograron salir los delincuentes, quienes según testigos  se montaron en tres motocicletas en las que eran esperados por sus cómplices. Por su parte la víctima se recupera en un centro médico del área metropolitana de golpes y contusiones. Los médicos aseguraron que se encuentra fuera de peligro.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad