Repasando la historia | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Lun Dic 11 2017
20ºC
Actualizado 08:41 pm

Repasando la historia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-29 00:50:33

Repasando la historia

Por estos d√≠as la prensa nos recuerda en sus columnas de historia, que hace 25 a√Īos fue la fat√≠dica y horrenda arremetida del narcotr√°fico contra una de las figuras m√°s preclaras de la pol√≠tica colombiana, llamada a ser uno de los grandes l√≠deres del siglo XX.
Repasando la historia

Rodrigo Lara Bonilla, el entonces ministro de Justicia, formado al lado de Luis Carlos Galán en lo que se denominó el Nuevo Liberalismo, había demostrado en una corta estancia parlamentaria ser un orador de enormes quilates, que concebía como su jefe, un nuevo estilo de hacer política y reclamaba la reestructuración fundamental del Estado y sus instituciones.

Se había recorrido el territorio nacional y las principales plazas de Colombia lo habían aclamado como un líder indiscutible de las nuevas generaciones, poseedor de un talento radiante y certero que era capaz de definir el marco conceptual de las más difíciles situaciones y de afrontar con valentía sin precedentes a los tres grandes males que se habían apoderado de la política colombiana: La politiquería, la corrupción y el narcotráfico.

Un hombre que se atrevía a enfrentarse de qué manera a semejante situación y a tan temibles tentáculos, se veía aparecer en los más diversos escenarios como un suicida al que los más calificados analistas no dudaban en anunciarle una lápida para tan tremenda osadía.

La orquestaci√≥n en su contra fue preparada con la m√°s audaz meticulosidad y perversidad: Un montaje sobre un supuesto cheque recibido por la compra de unos materiales en una ferreter√≠a de la cual su familia era socia, fue puesto al descubierto por un secuaz parlamentario para iniciar una campa√Īa de infamia, calumnia y desprestigio, que dejara por fuera las intenciones del novel ministro de Justicia, para emprender la persecuci√≥n decidida e inmediata extradici√≥n, de todas aquellas personas vinculadas con el narcotr√°fico.

Lara, como era de esperar, se defendió con vehemencia y valor y a pesar de las incomprensiones de muchos pusilánimes, el balance era claro: Su integridad fluía incuestionable y su valentía inatajable. En medio de esas enormes dificultades, lo llamé un día al Ministerio a renovarle mi solidaridad.

Despu√©s de muchas verificaciones sobre qui√©n produc√≠a la llamada, el Ministro apareci√≥ al otro lado de la l√≠nea y me dijo: ¬ďPerdona Eduardo la demora en pasar, pero es que esos ***s me quieren matar¬Ē. Dos d√≠as despu√©s, cumplieron su sentencia y con este hecho acabaron con uno de los hombres m√°s grandiosos que el siglo XX nos hab√≠a aportado.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad