Publicidad
Publicidad
Lun Dic 5 2016
24ºC
Actualizado 01:41 pm

La tienda en Santander | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-19 05:00:00

La tienda en Santander

La ¬ďtienda¬Ē es el negocio popular de Santander. En toda Colombia, pero especialmente en la Costa, los tenderos santandereanos son reconocidos. Peque√Īos abastos de alimentos y otros productos b√°sicos regados en los barrios, han sido el sustento de numerosas familias de estas tierras. Pero adem√°s, la tienda es el motor de otras microempresas productivas que abren su cadena de comercializaci√≥n en esos negocios de vecindario.
La tienda en Santander

La aparici√≥n de los supermercados de cadena o almacenes de grandes superficies, donde se ofrecen a escala productos de industria masiva, desde luego es una competencia implacable para el tendero y una barrera infranqueable para las industrias familiares que jam√°s tienen la posibilidad de introducir al mercado sus productos, artesanales y caseros, a trav√©s del gran almac√©n. La mermelada natural que un d√≠a el ama de casa decide vender para apoyar las finanzas dom√©sticas, no tiene ninguna posibilidad en los grandes almacenes, donde se venden las dos grandes marcas de conservas industrializadas que tienen el horrible sabor de los productos alimenticios hechos en serie. La tienda de la esquina, esa c√©lula comercial que repetida en el tejido urbano conforma una red de comercializaci√≥n, puede recibir la mermelada de la se√Īora; y as√≠, con buena saz√≥n, frescos insumos y algo de suerte, la mermelada artesanal estar√° vendi√©ndose en tres o cuatro establecimientos. La se√Īora no se har√° millonaria, pero s√≠ obtendr√° una fuente valiosa de ingresos. ¬†

Grandes ciudades como Par√≠s y Buenos Aires han prohibido la apertura de superalmacenes dentro del casco urbano o la restringen a las afueras o periferias de la ciudad. Por eso es grato caminar por esas urbes y encontrar peque√Īos establecimientos que mueven el vecindario. Hay apropiaci√≥n del barrio por la comunidad con la existencia de comercio simple, se crea tejido social local y el consumo deja de ser el acto autom√°tico, despersonalizado y ni siquiera exigente que se lleva a cabo en los detestables ¬ďcentros comerciales¬Ē. Una actividad comercial en torno a la ¬ďtienda¬Ē, se convierte en vida de barrio, n√ļcleos dentro de la ciudad que estimulan la creatividad individual por encima de la producci√≥n industrial masiva; incluso contribuye a la soluci√≥n del problema de la movilidad. Debemos proteger la ¬ďtienda¬Ē como elemento social de cohesi√≥n y agente promotor de microempresa.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad