Mensaje desde la eternidad (2) | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-20 05:00:00

Mensaje desde la eternidad (2)

Continuamos con el Decálogo de los aborígenes australianos del que nos da cuenta Marlo Morgan, la médica y bioquímica autora de un libro con el mismo título de esta Cavilación.
Mensaje desde la eternidad (2)

5. Debes entretener.

El entretenimiento ejerce una influencia muy positiva en nosotros mismos y en los demás. Entretenerse a uno mismo puede ayudarnos a alcanzar la autodisciplina y a madurar desde el punto de vista emocional. Adicionalmente, ayudar al triste, consolar al abatido y apoyar al prójimo, incrementa nuestra calidad humana.

6. Aprende a administrar tu energía.

El hombre no puede crear ni destruir la energía, tan sólo puede usarla, moldearla y distribuirla. Cada palabra, acción o pensamiento en el que nos concentremos contiene energía. Aquello en lo que centremos nuestras energías, crecerá y se multiplicará.

7.¬† Recr√©ate en la m√ļsica.

La m√ļsica influye en la humanidad y, de hecho, la energ√≠a que libera puede servir para sanar el cuerpo, el alma y el planeta. El hecho de escuchar una melod√≠a apacible, acompasada con la pulsaci√≥n humana, puede ejercer un influjo profundamente positivo en el sistema nervioso y en el estado mental del individuo. La m√ļsica es el lenguaje del alma y la voz de nuestro planeta en di√°logo con el universo.

8. Lucha por alcanzar la sabiduría.

La sabiduría es algo muy distinto del conocimiento. Una persona puede tener una inteligencia excepcionalmente brillante y no poseer un ápice de sabiduría. Esta consiste en la forma de utilizar los conocimientos. Se basa en una decisión voluntaria y selectiva de actuar de cierta manera o de no emprender acción alguna, tomando en consideración el bienestar de todas las partes implicadas.

9. Aprende a autodisciplinarte.

Nadie más que uno tiene la obligación de procurar que sus acciones sean compatibles con la vida pacífica, productiva y feliz del planeta. La autodisciplina nos permite mantener a raya nuestras emociones y nos ayuda en la tarea de alcanzar la sabiduría.

10. Observa sin juzgar.

Observar sin tratar de establecer juicios es el verdadero ¬ďamor incondicional¬Ē. Nadie es mejor o peor, superior o inferior a otro, porque todos nosotros hemos sido creados espiritualmente perfectos, y seguimos si√©ndolo. Cuando te limitas a observar sin emitir juicios entenderemos plenamente a los dem√°s y entonces nunca habr√° nada que perdonar.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad