Jue Dic 8 2016
24ºC
Actualizado 11:44 am

Salario mínimo regional, propuesta irrealizable | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-21 05:00:00

Salario mínimo regional, propuesta irrealizable

Una polémica propuesta nació hace pocos días en el seno del Departamento Nacional de Planeación; su director, Esteban Piedrahita, sugirió la creación de un salario mínimo por regiones.
Salario mínimo regional, propuesta irrealizable

El argumento del funcionario es la creación de más puestos de trabajo, en épocas en las que el desempleo está por encima del 10%.

“El salario mínimo en las grandes capitales colombianas no es alto, pero en departamentos como el Chocó es relativamente alto. La idea es revisar que haya diferenciación por regiones o ciudades”, señaló Piedrahita.

Sin embargo, para la mayoría de analistas económicos, esta propuesta “no tiene asidero alguno”, y más que ventajas, generaría más desigualdad en un país donde los pobres son el 60% de la población total.


¿Más pobreza o buena idea?

Para el ex ministro Juan Camilo Restrepo, si bien la propuesta de Piedrahita tiene una “buena motivación”, no es solución para disminuir el alto índice de desempleo de Colombia.

“La propuesta está mal enfocada; el desempleo y la informalidad requiere soluciones diferentes a implementar un salario mínimo regional. El sueldo mínimo no sirve para generar empleo, no está diseñado para eso sino para generar condiciones mínimas de subsistencia. Esto generaría que los pobres fueran más pobres; pues aunque el ingreso per cápita es diferente en Bogotá que en Riohacha, las necesidades son las mismas”, anotó Restrepo.

El director ejecutivo de Fenalco Santander, Juan Camilo Beltrán Domínguez, tiene una opinión similar.

“No es una propuesta viable; no es justa, ni es equitativa por varios motivos. Primero: si bien la distribución de ingreso per cápita por región es diferente, el gasto es muy similar. El costo de los alimentos, la gasolina, finca raíz o transporte son similares en todo el territorio nacional y si se diferencian los salarios mínimos, esto generaría inequidad. Ciudades como Bogotá, Cali o Medellín se enriquecerían, mientras otras como Leticia, Amazonas, Quibdó, serían más pobres”, dijo Beltrán.

El dirigente gremial agregó a su vez que esto generaría otro problema, y es el de desplazamientos a las grandes urbes; pues los profesionales, especialmente con especialización o postgrado se irían a las ciudades donde más pagan; “esto llevaría al retroceso en ciudades pequeñas, pues son estas personas con más conocimiento las generadoras de empleo, de industria”.

Jorge Iván González, director del Centro de Investigaciones para el Desarrollo, CID, de la Universidad Nacional, aseguró también que en este caso el “remedio sería peor que la enfermedad”.

Para González, un salario por ciudades generaría más pobreza en los lugares pobres, además, comparte con Beltrán Domínguez la teoría de que las ciudades como Bogotá se “inundarían” de personas de otras regiones en busca de un salario más alto, lo que traería a su vez más problemas a las grandes urbes.

Tarcisio Mora, líder sindical, tampoco apoya la propuesta. “Con 29 millones de pobres, 8 millones de desplazados y una informalidad del 65 por ciento, cómo se nos va a ocurrir discutir un salario por regiones”, señaló el dirigente sindical.

El ex ministro de Trabajo, Guillermo Alberto González, asegura también que un salario de este tipo es  “empobrecer a los más pobres”.

“Dictarles a unas regiones un salario mínimo menor al de otras no va a estimular el trabajo en ellas, pero sí se va a percibir el descontento social y aumentar los problemas que ya tenemos”, dijo.

Sin embargo, para otros como Sergio Ignacio Soto, ex presidente del Comité Intergremial de Antioquia y director ejecutivo de Fenalco de ese departamento, la propuesta es viable. “Tener un salario para regiones pudientes como Bogotá o Medellín y otro para zonas donde el ingreso es menor permite crear empresas, pues se reducirían los gastos ante la cascada fiscal que agobia mucho al sector”, explicó.

 

EN COLOMBIA

Según la legislación colombiana, el salario mínimo es la mínima remuneración a que tiene derecho todo trabajador, con el cual ha de suplir las necesidades básicas tanto suyas como de su familia, el cual ha sido fijado en $515.000 para el 2010.

La ley busca garantizar que el trabajador reciba como contraprestación por su trabajo, lo mínimo necesario que le permite subsistir con su familia en condiciones dignas.

El salario mínimo no se aplica en los casos en que el trabajador no tiene una jornada de trabajo y opera bajo la figura de comisiones. Así lo ha considerado la Corte Suprema de Justicia en sentencia de febrero 21 de 1984.

En los casos en que el trabajador labora menos de la jornada máxima legal, el salario mínimo será proporcional al tiempo laborado. Quiere decir esto que si el trabajador labora medio tiempo, devengará medio salario mínimo.

SEGUNDA VEZ

En Colombia no es la primera vez que se habla de salarios por regiones. Hasta el año de 1983 hubo salarios diferenciales para el campo y la ciudad; en el gobierno de Belisario Betancur se unificó bajo el argumento de que hacer una diferencia aumentaba la brecha de pobreza entre zona urbana y rural.

 

EN OTROS PAÍSES

Existen algunos países de América y Europa que tienen impuesto el salario regional.

En Estados Unidos, el Acta de Normas Justas de Trabajo – Flsa- establece el salario mínimo, la remuneración por sobretiempo, el mantenimiento de registros y las condiciones para el trabajo de jóvenes que afectan a los trabajadores de jornada completa y parcial en el sector privado así como en el gobierno federal, estatal y local.

Para el 2009 el salario mínimo federal es de 7,25 dólares por hora, sin embargo cada estado se reserva el derecho a fijar su propio salario mínimo, el cual puede ser inferior al fijado por el gobierno federal como pasa en algunos estados como Arkansas, Kansas o Wisconsin; superior como en California, Colorado, Michigan, o Nuevo México; o no regulado, en donde aplica el salario mínimo federal como Alabama, Luisiana o Tennessee.

En todo caso, la remuneración por horas extras no debe ser menor que una y media veces el salario regular, y se debe pagar si se exceden las 40 horas de trabajo semanales.

En México el salario mínimo por día lo establece la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos mediante resoluciones publicadas en el Diario Oficial de la Federación. La asignación de Salarios Mínimos Generales y Profesionales se divide en 3 zonas geográficas.

Este año, el salario mínimo diario es de 57.46 pesos en la zona A,

55.84 en la zona B y 54.47 en la zona C, tomando como referencia el salario de la zona A, un tipo de cambio de 12.5 pesos por un Dólar Americano y una jornada laboral de 8 horas, el sueldo es de 0.65 USD por hora/hombre.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad