Menos recursos y más costosos | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-21 05:00:00

Menos recursos y más costosos

La disponibilidad de crédito de fomento dirigido al sector agropecuario nacional es un tema que no pasa de moda y que adquiere mayor vigencia cuando el sector atraviesa por una gran crisis, como es la situación actual.
Menos recursos y más costosos

Los créditos de fomento están destinados, en teoría, a la promoción de un determinado sector productivo que se quiere incentivar, por ser sensible o prioritario para la economía o por tener características que no le permite acceder en iguales condiciones que otros sectores a los mercados financieros locales.

También podría decirse que estos créditos son la respuesta de los gobiernos a unos sectores que, por sus condiciones socioeconómicas deprimidas, necesitan de un tratamiento especial para alcanzar unos niveles productivos competitivos.

Y ese es el caso del sector agropecuario que si bien es beneficiario de unos recursos, estos son insuficientes para atender la magnitud de actividad productiva y su aporte a la generación del Producto Interno Bruto, estimada en 11%.

Las cifras

Los productores vinculados con la producción agropecuaria fueron beneficiados, en 2009, con un monto de crédito cercano a $4,1 billones de pesos, valor que representa un crecimiento anual de 8,5%.

En lo relacionado directamente con el subsector pecuario bovino, el volumen total de los créditos durante el 2009 fue de $745.000 millones, cifra que significó una variación del 37% con respecto al año inmediatamente anterior. Pese a este crecimiento, el monto es inferior a lo otorgado durante 2007.

La distribución de este volumen de crédito muestra que el 11% se destinó a capital de trabajo y el 89% restante a inversiones.

El ítem de compra de animales obtuvo el 83% de los créditos, seguido por sostenimiento (capital de trabajo) con el 10%, siembras de pastos con el 6% y la comercialización de ganado con el 1%.

Es importante destacar que dependiendo de la clase de inversión realizada y de su clasificación de acuerdo a su patrimonio, el beneficiario tendrá la posibilidad de acceder a un determinado porcentaje como incentivo de la capitalización Rural.

Agro Ingreso Seguro, AIS

La necesidad de mejorar las condiciones de infraestructura para el sector agropecuario y la dificultad de la Nación por realizar obras que impacten la producción rural, frente a la competencia que se avecina con los Tratados de Libre Comercio, TLC, llevó al Gobierno a establecer otros mecanismos para incentivar la producción, como Agro Ingreso Seguro, AIS, con una filosofía de diseño que se enmarca perfectamente en el objetivo de mejorar la productividad de campo colombiano, que ha beneficiado en su mayor parte al subsector agrícola.

Sin embargo, las demandas sobre posibles irregularidades de estos subsidios no pueden ser argumento para cuestionar la continuidad de este programa. El efecto neto fue una disminución del monto de crédito promedio otorgado, que disminuyó entre el 11 y el 20% según la línea de crédito.

Las condiciones del crédito y la disminución de los montos promedio otorgados, representan un obstáculo para una actividad que no sólo cumple una función económica importante, signada por la seguridad alimentaria, sino por su gran contribución al proceso de paz del país. Más crédito y mejores condiciones, reclaman los ganaderos.

 

El crédito de fomento y su realidad

¿Existe crédito de fomento en Colombia para las operaciones del agro? ¿Se adecuan las condiciones financieras a los requerimientos productivos? ¿Se otorga el crédito en los tiempos requeridos?

La financiación de la actividad productiva, por lo menos en la ganadería, y más aún en los difíciles tiempos de verano donde se requiere adquirir comida para los animales, con un antecedente reciente como es la caída de los ingresos de los productores, es una de las necesidades más sentidas del productor de carne y leche, según la Encuesta de Opinión que realiza Fedegán trimestralmente entre los ganaderos.

Si bien el Gobierno expidió el diciembre pasado un conjunto de medidas de alivio de la deuda y financiación de suplementos, y Fedegán financió el transporte y bodegaje de tales suplementos con recursos del Fondo Nacional del Ganado, en la práctica el ganadero no tiene crédito de fomento por su costo financiero, además que les ha complicado a los solicitantes de tales beneficios su historia crediticia.

No son recursos de fomento porque las tasas vigentes de interés se encuentran actualmente en el DTF+6 para los pequeños productores y en DTF+10 para los medianos y grandes, que equivalen a tasas entre el 15% y el 16% efectivo anual. Son tasas ocho veces superior a la inflación del 2% registrada el pasado año (DTF = tasa de interés de los Depósitos A Término Fijo).

Una verdadera tasa de interés de fomento, que permita al ganadero sentir que tiene un apoyo del Gobierno, debería estar muy cercana a los niveles en que se incrementa el índice de precios.

Respecto a las dos preguntas restantes, la buena noticia para los ganaderos es que Fedegán está adelantando con el Banco Agrario una serie de tareas para reducir los tiempos de aprobación de los créditos a los ganaderos y mejorar las condiciones a través, fundamentalmente de que se incluya en los análisis de crédito los parámetros reales de la ganadería.

De otra parte, con Davivienda se ha creado la tarjeta Almagan-Davivienda, para brindarle mayores facilidades al sector ganadero en materia de financiación y fomento a la cultura de las transacciones virtuales, lo cual redundará en menores costos y agilidad de las compras. Abrirnos paso en el sistema financiero es nuestra consigna.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad