Una afrenta a la inteligencia | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-21 05:00:00

Una afrenta a la inteligencia

De cualquier Gobierno del mundo, la ciudadan√≠a de su pa√≠s respectivo puede recibir de vez en cuando propuestas excelentes, buenas, regulares o malas. Pero la que lanz√≥ a la opini√≥n p√ļblica esta semana el ministro del interior, Fabio Valencia Cossio, para cambiar a Colombia de un sistema presidencialista a uno parlamentario, no s√≥lo es p√©sima, sino que, para ponerlo en t√©rminos suaves, es un verdadero insulto a la inteligencia y la moral colectiva.
Una afrenta a la inteligencia

Si bien el prop√≥sito del cuestionado Ministro es abrir una posibilidad para que cualquier administraci√≥n pueda ser reelegida indefinidamente y, de paso, hacer un intento para que la ciudadan√≠a no insista m√°s en el molesto tema de las reformas a la salud que tantas cr√≠ticas ha generado en las √ļltimas semanas, la sola consideraci√≥n de un sistema donde el Congreso elige a quien cumple las funciones de Jefe de Estado, es francamente abominable. Y particularmente, para un pa√≠s como Colombia

Es que a Valencia Cossio parece no importarle la calidad del Congreso que ha tenido este pa√≠s en los √ļltimos a√Īos, as√≠ como el hecho de que lamentablemente est√° pr√≥ximo a ser elegido otro con iguales o peores caracter√≠sticas que los anteriores.

En otras palabras, para el Ministro no importa que las vacunas  en dinero exigidas por los parlamentarios al Gobierno para pasarle cualquier proyecto de ley se hayan convertido en una costumbre imposible de erradicar, así como tampoco hay que tener en cuenta el desprestigio y los escándalos de un exceso de miembros del Capitolio, en serios líos con la justicia por sus relaciones poco santas con personas y grupos al margen de la ley.

Seg√ļn la propuesta del Mininterior, nada de eso es √≥bice para que sean la moral de caucho y el af√°n desmedido de prebendas y dinero que imperan en el Congreso, los que elijan y reelijan a quien maneje el destino de los colombianos, sin limitante de tiempo alguna.

En síntesis, no es necesario haber estudiado ciencia política para predecir que un sistema parlamentario en Colombia designaría como Jefe de Estado no al aspirante más preparado y con hoja de vida más reconocida y transparente, que es a lo que debe aspirar toda democracia, sino todo lo contrario. Con un Congreso como el nacional, no se pecaría de pesimismo al pronosticar que sería quien más le ofrezca a los senadores y representantes, así como el más experto en maromas y trapisondas políticas, quien se ganaría las mayorías parlamentarias y no precisamente para que lo eligieran por un solo periodo.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad