El aberrante caso de Córdoba | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-22 05:00:00

El aberrante caso de Córdoba

Entre par√©ntesis ¬Ė ¬ŅPor qu√© nadie sale a culpar por la emergencia social a la Corte Constitucional que con su fallo sobre la igualaci√≥n de los reg√≠menes y la universalizaci√≥n inmediata de la salud puso contra la pared al gobierno? Estamos apuntando para donde no toca y hasta el Presidente ha resuelto echarle la culpa al Ministro Palacio, sitiado por algunas EPS mafiosas y por un activismo judicial francamente irresponsable. Los intereses ocultos siempre son m√°s poderosos¬Ö
El aberrante caso de Córdoba

***

Lo que est√° ocurriendo en el Consejo de Estado es muy raro. No s√≥lo lo pienso yo, sino la mayor√≠a de ex consejeros que han venido siendo consultados por los medios de comunicaci√≥n y que tampoco est√°n de acuerdo con las extra√Īas decisiones que el alto tribunal est√° tomando en el caso de la Gobernadora de C√≥rdoba a quien, como consecuencia de una acci√≥n popular, se le inici√≥ un proceso para establecer si su inscripci√≥n como candidata fue irregular o no.

Aunque la sentencia fue proferida por todos los miembros de la Secci√≥n Tercera del Consejo de Estado ¬Ė y firmada por cada uno de ellos ¬Ė con salvamentos y aclaraciones a bordo, el alto tribunal decidi√≥ convertir en ¬Ďproyecto de fallo¬í una sentencia a la que no le faltaba ning√ļn elemento. El presidente de la corporaci√≥n, Luis Fernando √Ālvarez termin√≥ diciendo que en realidad estamos frente a un ¬Ďmero borrador¬í.

El reversazo es inexplicable. La treta de llevar a la Sala Plena el asunto es abiertamente ilegal pues son las respectivas secciones las encargadas de conocer y fallar, sin perjuicio de que despu√©s de proferida una sentencia √©sta pueda llegar a conocimiento de todos los magistrados, pero habi√©ndose solicitado esa revisi√≥n por el Ministerio P√ļblico o alguna de las partes. As√≠ lo establece la ley estatutaria de la administraci√≥n de justicia en lo que ata√Īe a las acciones populares.

En este caso en particular, se quieren llevar ese texto (¡con toda la cara de sentencia!) para modificarlo de oficio, desconociendo la ley y dejando ver una motivación extra-jurídica harto sospechosa de parte de los magistrados.

Tenemos derecho a pensar mal, a exigir explicaciones, a cuestionarnos por los intereses que rondan a un Consejo de Estado que la misma semana en que renuncia a sus funciones cuando se declara incompetente para conocer de la famosa sesi√≥n ¬Ďdecembrina¬í del referendo reeleccionista, produce esta decisi√≥n en el caso de la Gobernadora, que es sencillamente cuestionable.

La mandataria se queda. El Consejo de Estado pierde toda su credibilidad. ¬ŅQui√©n gana? Habr√° que pregunt√°rselo al gran bar√≥n liberal de esa regi√≥n, Juan Manuel L√≥pez y a su querida esposa hoy candidata al Congreso. Mientras tanto esperaremos con qu√© nuevas normas, dictadas por los jueces, amanecemos ma√Īana en el pa√≠s del ¬Ďtodo se vale¬í.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad