¿Puedo quedarme en la casa de un amigo? | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Oct 21 2017
27ºC
Actualizado 12:39 pm

¿Puedo quedarme en la casa de un amigo? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-24 05:00:00

¿Puedo quedarme en la casa de un amigo?

Aunque con los amigos se  comparte todos los días en el barrio, el conjunto o el colegio, siempre hay momentos en que hacer lo mismo llega a ser tedioso, razón por la que se actividades como las salidas a cine, las salidas a fiestas y por qué no las pijamadas, se convierten en planes que suelen ser muy entretenidos para el adolescente, pero poco gratas para los padres.
¿Puedo quedarme en la casa de un amigo?

Las salidas a cine y a fiestas suelen ser algo  más manejable para los papás, porque saben que aunque van a salir, volverán en unas cuantas horas.

Por otro lado están las pijamadas, actividades que significan para los padres un banderazo de libertad demasiado amplio para su gusto, ya que con ese permiso se enfrentarán al miedo de no saber qué están haciendo sus hijos fuera de casa, y que pone a prueba la educación que le han dado y que les asusta no sepan aplicar.

Para Ana Juliana Becerra, Psicóloga, el problema que los padres tienen con que sus hijos asistan a esta clase de actividades nocturnas entre amigos, radica en que “ellos principalmente le temen a que sus hijos se enfrenten a situaciones de riesgo, éstas vistas como consumo de drogas, alcohol y tabaco, y que no sepan afrontarlas y se dejan llevar por su círculo de amigos”

No obstante, esos miedos no se deben llevar a extremos. Precisamente el diálogo y la concertación entre padres e hijos deben ser la batuta que guíe la relación familiar.

Al respecto Becerra recomienda que “los permisos para esta clase de reuniones de amigos se deben dar gradualmente; es decir, el padre debe poner a prueba la responsabilidad de sus hijos imponiéndole horas de llegada, regulándole las frecuencias de las salidas y preguntándole por las personas con las que sale. Si los adolescentes responden a esas reglas con honestidad, posteriormente el padre se sentirá confiado para darle permisos como el de quedarse en las casa de sus amigos”.

Por otra parte, los adolescentes deben ser concientes de lo que significa esa transición para sus padres, y por lo tanto deben tener en cuenta que si reciben un ‘no’ como respuesta cuando piden esta clase de permisos no es por que ellos quieran hacerles la vida imposible.

Ante esta clase de situaciones lo mejor será preguntarles qué es lo que exactamente les preocupa y ofrecerles una solución razonable al problema para lograr un punto de acuerdo.

Daysi Corso, Licenciada en Educación Básica, propone que “los adolescentes deberán dar muestras de responsabilidad para que sus padres se sientan seguros de ellos, evitar las ‘malas compañías’ y cumplir con sus obligaciones. Estas pautas serán la llave para que permisos como ese no sean un imposible”.

Consejos

Estos son algunos consejos que puedes seguir para lograr que tus padres te den permiso de ir a una pijamada con tus amigos.

• Hazles saber que lo padres de tu amigo han aceptado que vayas a dormir para allá y que estarán totalmente vigilados durante la noche.

• Es buena idea que la primera quedada sea en tu casa, de esta forma tus padres verán que haces caso a las reglas y en un futuro cercano te permitirán quedarte en casa de algún otro chico.

• Evita al máximo las ganas de manipular con actitudes infantiles a tus padres, esto será contraproducente ya que pensarán que no eres lo suficientemente maduro para quedarte fuera de casa.

• Otra opción es pedirle a alguna tía amigable (si tienes alguna o alguno) que sea la anfitriona de la pijamada, así te liberas de tus padres y tus padres quedan tranquilos en casa sabiendo que estás bien.

• Por último si nada funciona, tal vez sea bueno que comiencen por hacer reuniones en las que los padres puedan ir a buscarlos en la noche y así poco a poco iras ganando su confianza.

“Tranquila mamá... aquí me tratan como en casa”

Un lector de la página de Jóvenes quiso brindarnos en un pequeño artículo su punto de vista sobre el tema de esta semana.

Jorge Sanabria

Estudiante de comunicaciones

Ésta es una de las razones que consideran más válidas los jóvenes al recibir la llamada de sus padres preguntando: “¿Cómo llegó mijo?”, “¿Cómo me lo han tratado?”, cuando no han pasado siquiera dos horas fuera de la casa y sabiendo que están en donde aquel compañero que ya conocen y que quizás también ya se ha quedado donde su amigo.

Y es que conseguir un permiso para pasar la noche fuera de casa no siempre es sencillo. Ver la vida desde el punto de vista de los padres no es algo fácil y comúnmente puede llevarnos a mentir sobre lo que realmente hacemos lejos de nuestro hogar. Y aunque generalmente se trata de conversaciones hasta las 2 de la madrugada sobre el colegio, los compañeros y las próximas conquistas, juegos de mesa, ensayos de alguna actividad lúdica y hasta competencias reñidas de karaoke y muchas fotos para capturar el momento; circunstancias como el consumo de alcohol hace que los padres piensen dos veces antes de dar permiso a los hijos. Saben que sin el control del colegio, universidad o algún lugar público, la presión del grupo puede hacerse demasiado fuerte y llevarlos a hacer cosas que no quieren.

Es importante, entonces, ganar el permiso antes de pedirlo y descartar las mentiras para generar confianza.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad