Política Distrital de Desarrollo Económico | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-24 05:00:00

Política Distrital de Desarrollo Económico

Dejada a merced de ¬ďlas fuerzas del mercado¬Ē, o de los azares de la historia, dentro de 30 o 50 a√Īos Bogot√° no ser√° una metr√≥poli pr√≥spera, √ļtil para el bienestar de sus habitantes. Por otra parte, nadie podr√≠a asegurar que la Bogot√° del futuro no ser√° una conglomeraci√≥n urbana aplastada bajo una monta√Īa de corrupci√≥n, de mal gobierno, sobre una inadecuada infraestructura, en un medio ambiente imposible. Existe el riesgo, adem√°s, de que durante las pr√≥ximas d√©cadas ocurra un siniestro natural de gran escala parecido al terremoto de Hait√≠. De cara a esas incertidumbres, el mejor esfuerzo humano consiste en planificar la ciudad, con los ojos puestos en el largo plazo.
Política Distrital de Desarrollo Económico

Son muy importantes, entonces, las acciones que ha emprendido el gobierno de Bogot√° para que se formule una Pol√≠tica de Desarrollo Econ√≥mico que busque hacer de la capital una construcci√≥n humana capaz de darle prosperidad a su gente en condiciones de igualdad y sostenibilidad. Esta labor, cuya coordinaci√≥n se le ha encargado a la Secretar√≠a Distrital de Desarrollo Econ√≥mico, debe concluir en una suerte de Hoja de Ruta que se trace objetivos de aqu√≠ a mediados del siglo 21. No se trata solamente de adelantar un ejercicio de expertos, sino de convocar a todos los sectores ciudadanos en torno de una visi√≥n que debe orientar la acci√≥n del Estado m√°s all√° de los instrumentos formales de planeaci√≥n como el POT y los Planes Maestros. En ese prop√≥sito, la administraci√≥n distrital acaba de lanzar una agenda de participaci√≥n ciudadana y ha programado tambi√©n varios actos de deliberaci√≥n p√ļblica. Otras ciudades del mundo han asumido compromisos como este, y han tenido √©xitos concretos. No hay raz√≥n alguna para que Bogot√° no alcance logros similares.

La planificaci√≥n metropolitana deber√° ser regional. Bogot√° y la regi√≥n necesitan las instituciones propias de la planeaci√≥n regional. Para lograrlas, el instrumento esencial es una buena textura democr√°tica del poder pol√≠tico, que le abra caminos a la solidaridad, a la descentralizaci√≥n real y efectiva, a la derrota de intereses particulares perniciosos. La provisi√≥n de servicios p√ļblicos y la garant√≠a de los derechos a la salud y la educaci√≥n tendr√°n crecientes problemas en un ambiente de fraccionamiento entre la ciudad y la regi√≥n. Igual cosa puede afirmarse de la gesti√≥n espacial y tributaria del suelo en Bogot√° y sus alrededores, del manejo de la movilidad y de la calidad de la infraestructura.

En ese pensar colectivo de lago plazo, la ciudad (es decir, su gente) debe reconocerse a sí misma de manera integral y realista. No es posible comprender los desafíos que se le vienen encima a Bogotá si persisten las ciudades invisibles al interior de la metrópoli, esos depósitos de pobreza y exclusión que poca gente de los estratos medios y altos quiere ver.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad