Publicidad
Publicidad
Sáb Dic 3 2016
18ºC
Actualizado 07:35 pm

Auto-oposición | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-25 05:00:00

Auto-oposición

Auto-oposición

Ni por ejecutorias positivas, ni por aportes valiosos, ni por aciertos en soluciones oportunas de problemas inherentes a sus carteras, se han destacado. Al contrario, han sido los ministros cuyos despachos mayores problemas han consentido en el transcurrir de la vida del país y los que por sus estudios y normas originadas en sus decisiones y proyectos, mayores traumas le han causado a la vida colombiana. Las obras públicas, especialmente carreteras y puentes y en trasporte, de manera sobresaliente los masivos, se han constituido en el azote para el normal desarrollo y en el principal obstáculo para el crecimiento nacional. El país padece un verdadero desastre en materia de vías y transporte, culpa exclusiva de la mediocridad de un ministro que se ha dedicado a vegetar en la silla de su despacho. Y si analizamos las ejecutorias del ministro de la Protección Social, podemos registrar que sus yerros y necedades han maltratado sensiblemente a nuestro país y han llevado prácticamente al ridículo el ejercicio de su ministerio. Es tal la magnitud de sus inconsecuencias, que se les ve hoy con lástima antes que con ira, pero en el fondo con repudio y menosprecio. Ambos, políticamente, han lapidado mortalmente al presidente.

Y en su permanencia tiene un alto grado de culpabilidad el primer mandatario, porque el doctor Uribe es de aquellas personas que acompaña al cementerio a sus amigos y se entierra con ellos. Una “virtud” que raya en el masoquismo, pero que en el fondo no es más que un excesivo orgullo mal fundamentado, desprestigiado e injustificado. Por supuesto, es humano y no puede ser perfecto.

Un dilecto amigo nos recordó un pasaje bíblico, traído como anillo al dedo: Dice Jesús: “¡Ala Piter, tras de que estamos en la pitadora y tu cortando orejas, carachas!”.         Escritor  Ito

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad