El ciudadano define | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-26 05:00:00

El ciudadano define

Ahora que ha transcurrido una nueva reunión del Grupo de Davos que se congrega todos los años en la ciudad Suiza, en lo que se denomina el Foro Económico Mundial con participación de los líderes más importantes del planeta, bueno es resaltar el propósito de esta convocatoria que se enmarcó dentro de la consigna “Repensar, rediseñar y reconstruir”.
El ciudadano define

El mundo entero acaba de pasar por una crisis económica generalizada, que dejó siniestros por todos los países y que significó atraso, desempleo e incremento de la pobreza. Todo hace pensar que el objetivo está en asumir el significado de esos tres términos con un propósito irrefundible que es el de proyectar la economía mundial por unos senderos más seguros, más amplios y de mayor impacto en el mejoramiento de las condiciones de vida de la población.

Este propósito nos mueve a pensar en la actual coyuntura que está viviendo el país, próximo a señalarse nuevos rumbos en la conducción de su destino, en donde es necesario que los ciudadanos tengan muy presente que a la hora de decidir, estén muy seguros de poder garantizar que los depositarios de su confianza van a trabajar por el propósito de “repensar, rediseñar y reconstruir”.

Las sociedades deben tener una dinámica del más amplio espectro que les permita todos los días avanzar más que los demás, o por lo menos de manera igual a los que más lo hacen, para que efectivamente se pueda hablar de un trabajo fructífero, loable y encomiable. Cuando quienes tienen en cabeza las responsabilidades no actúan así, se retrocede, porque los efectivos para garantizar el cambio resultan insuficientes, ante la pequeñez de los esfuerzos impresos.

Hacerse elegir porque sí, o con propósitos equivocados, significa hacer daño y perjudicar al conjunto de los ciudadanos que van a colocar por cuenta del Estado a un líder que no tiene conciencia de su misión y que su trabajo va a tener enfoques torcidos por la acción o por la omisión.

Es el momento entonces para que la meditación llegue a los colombianos con un profundo contenido, pensando en que su aporte se sume a los que tienen la razón y a los que realmente van a trabajar por un objetivo claro y de gran alcance. Y dentro de ese proceso de análisis, cabe desde luego el ejercicio de colocar el termómetro a quienes ostentan actualmente la representación, para ver si el indicador marca un trabajo decoroso, significativo y de amplio resultado que les permita hacerse merecedores de la renovación de la confianza.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad