Hotel Bucarica - sede UIS | Noticias de santander, colombia y el Mundo | Vanguardia.com
Publicidad
Sáb Dic 16 2017
20ºC
Actualizado 05:58 pm

Hotel Bucarica - sede UIS | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-27 05:00:00

Hotel Bucarica - sede UIS

El miércoles 10 de Diciembre de 1941, desde las primeras horas de la noche empezó la movilización de la sociedad bumanguesa con destino al Hotel Bucarica, para su inauguración oficial con un banquete que contó con la presencia del señor Presidente de la República, el Doctor Eduardo Santos Montejo.
Hotel Bucarica - sede UIS

Desde sus inicios el Hotel Bucarica se constituyó en el centro de atención de toda la ciudadanía, como quiera que su excelente diseño y sus magníficos acabados, acapararon los mejores comentarios, además de su imponencia arquitectónica, al convertirse en el edificio más alto de la ciudad, con más de 60 habitaciones con baño privado, construido con cemento y enchapes importados de Dinamarca, con un costo total incluida su dotación de 479.903 pesos, según datos oficiales de la Contraloría Departamental.

El Hotel Bucarica hizo parte del plan de obras adelantadas en la ciudad con motivo de los V Juegos Nacionales, celebrados por primera vez en nuestro territorio en el año de 1941, que contó con la generosa colaboración económica de la Presidencia de la República en cabeza del Doctor Santos, con raíces ancestrales en el municipio santandereano de Curití.

Durante casi 5 décadas toda la vida social y política de Santander pasaba por el Hotel Bucarica, desde cuyos balcones se presidían todas las manifestaciones políticas y en sus amplios salones se ventilaban los asuntos más importantes del futuro departamental y nacional.

Pero mi interés en este pequeño comentario no es tanto hacer un recuento histórico de nuestro hotel insignia de Bucaramanga, sino más bien resaltar su estado actual ahora que está bajo el cuidado de la Universidad Industrial de Santander.

Es posible que cuando el gobierno departamental decidió entregárselo a la UIS algunos pensaran en silencio, que el afán reformista de algún rector pudiera acabar con su diseño original. La verdad es que actualmente es todo un placer volver a caminar por sus pasillos de la mano del recuerdo, disfrutar de sus hermosas terrazas y de alguna manera sentir que buena parte de la historia de Santander se conserva intacta para que las generaciones venideras puedan disfrutarla sin tener que agregarle ese tono de nostalgia que se siente cuando algo ya no existe o se ha deteriorado sin remedio. Es algo así como si el tiempo se hubiera detenido en medio del cambio.

Felicitaciones muy sinceras a quienes tanto se han preocupado por mantener esta reliquia de nuestra ciudad.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad