Publicidad
Jue Mar 30 2017
20ºC
Actualizado 06:14 am

Santiago vivió otra noche en vela tras el fuerte terremoto | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-02-28 15:49:58

Santiago vivió otra noche en vela tras el fuerte terremoto

"Ni locos volvemos a entrar. Esto se va a caer en cualquier momento", dice María, desde el interior de la carpa en la que pasó la noche, junto a su esposo y tres hijos, a pocos metros del edificio en que vivía y que sufrió daños severos por el terremoto de 8,8 grados que azotó Chile el sábado.
Santiago vivió otra noche en vela tras el fuerte terremoto

"Preferimos estar en la calle, por seguridad de nuestros hijos", agrega esta mujer, que apenas pudo dormir un par de horas por el más de centenar de réplicas que se han sentido tras el terremoto que ha dejado un saldo parcial de más de 300 muertos.

María vive en la Villa Olímpica, un conjunto de departamentos ubicado frente al Estadio Nacional de Santiago, que fue construido hace 45 años y que quedó severamente dañado tras el fuerte sismo.

Vidrios rotos, balcones en el suelo y escombros por todos lados podían observarse en este lugar, donde por todas partes se levantaron improvisados campamentos.

Los vecinos sacaron sus televisores a los patios y desde ahí se informaban sobre los alcances del potente sismo, uno de los más grandes de la historia, que devastó a dos regiones del sur de Chile, donde se registró un posterior tsunami.

Las autoridades han aconsejado a la población alejarse de las viviendas dañadas, ante el peligro inminente de colapso, sobre todo luego de las fuertes réplicas. Una de ellas, temprano el domingo, volvió a generar pánico.

En Maipú, una pujante comuna ubicada al este de Santiago, los vecinos señalaban su indignación al ver cómo un moderno edificio de cinco pisos y construido hace apenas cinco años quedó severamente dañado.

En este lugar, los vecinos también pasaron la noche en carpas y hoy exigían la presencia de ejecutivos de la empresa que construyó esos departamentos, que seguramente deberán ser demolidos.

"Noche de mucho dolor, incertidumbre, desesperación, esta noche fue como despertar de una pesadilla. Estamos sin nada, no nos atrevemos a entrar a los departamentos y sacar nuestras cosas", dice a la AFP una habitante del condominio Don Tristán que está al borde del derrumbe.

Un turista holandés, que espera que se reabra el aeropuerto de Santiago para retornar a su país, contó su experiencia durante el sismo que lo sorprendió, poco después de las 3 de la madrugada del sábado, en un hotel céntrico.

"Temía que el edificio colapsara. No tuve tiempo de ponerme mi ropa así que salí desnudo", dijo a la AFP Paul Terpstra.

Santiago, una ciudad de seis millones de habitantes acostumbrada a sentir fuertes sismos, tiene altos estándares antisísmicos para sus construcciones.

No obstante, parte de la estructura de las modernas autopistas urbanas que cruzan la ciudad quedó severamente dañada, mientras que colapsaron cientos de construcciones antiguas.

Los servicios básicos estaban repuestos casi en su mayoría en la ciudad, donde las autoridades anunciaron que el ferrocarril urbano volverá a operar parcialmente la mañana de este domingo.

También empezaba a regularizarse el servicio de metro, y -según reportó la televisión local- unos pocos vuelos llegaron al aeropuerto internacional de Santiago, que sigue cerrado para vuelos internacionales.

Varios comercios y ferias donde se venden frutas y verduras se levantaban también a primera hora, en un intento de la ciudad por volver a ponerse en pie luego de la tragedia. Pero los daños son enormes.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad