“Ese cree que está tocando el cielo con las manos” | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-02 05:00:00

“Ese cree que está tocando el cielo con las manos”

A su alrededor pueden haber muchos y muchas. Son esas personas que por un golpe del destino mejoraron su situación económica y ahora se sienten que caminan más alto y miran por encima del hombro.  Incluso, algunos levitan.
“Ese cree que está tocando el cielo con las manos”

Hay otros que ante un  ascenso, un puesto o un cargo más alto, ya no caben por la puerta de su casa, que miran de arriba abajo a sus anteriores amigos y que incluso son capaces de negarles el saludo.

Otros, por lo general, suelen cambiar de amistades pues ya no se ve bien hablar con todo el mundo, por lo que hacen filtros de acuerdo a la condición económica y cultural que tengan.

Este tipo de personas suelen sentir que tocan el cielo con las manos, que después de ellos no hay nada mejor.

¿Por qué un cambio a favor en su nivel de vida les hace cambiar su trato y apariencia hacia los demás?

Para que no suba como palma y baje como coco

1. Tenga claro el papel individual que cada uno posee en la vida. Nunca intente lograr el éxito pasando por encima de los demás o denigrando del prójimo.

2. No sea hipócrita, al contrario sea bondadoso.

3. Logre entender que el poder, el dinero, la fama o cualquier cosa que eleve  su nivel de vida no son lo más importante.

4. Entienda que la felicidad está detrás de unas palabras, de un buen consejo, de saber escuchar, de poder entender, de dar ejemplo con sencillez y con humildad.

5. Si entiende la fama o el dinero, cualquier otro objeto, podrá verlos como un lujo que adorna pero no la esencia de la persona. Existen muchísimas cosas que nos pueden hacer y ser inmortales. Una de ellas es tener un corazón bueno y justo. La idea es creer que se puede ser feliz haciendo felices a los demás.


preguntas y respuestas

Freddy Hernando Cristancho

Psicólogo social

¿Qué pasa cuando todas esas situaciones hacen que una persona se sienta caminando por las nubes o sintiéndose más que los demás? Muchas veces hemos encontrado este tipo de situaciones en diferentes momentos de nuestra vida, hemos visto amigos, familiares, conocidos, vecinos, jefes y personas del común que de un momento a otro se trasforman y se convierten en personas distintas a  quienes eran, poniendo en duda la verdadera actitud de su personalidad y la sinceridad con que ha manejado su vida.

Esos momentos de prosperidad  o éxito los convierten en personas irreverentes y amantes de lo material, con una relación con los demás fría, apática, déspota y en la mayoría de casos irreverente y humillante.

La buena noticia es que esto se puede cambiar. Lo difícil es tener la intención o la necesidad de hacerlo. La mayoría de estas personas se sienten superiores, ven la vida con otros afanes y dejan de lado muchas de las cosas que realmente les dan felicidad como el amor o la libertad.

¿De qué forma puede aterrizar una persona que empieza a sentir su ego por encima del de los demás? La solución más fácil es comportarse como cuando era niño y reía por todo, cuando era amigo  o amiga de todos, como cuando lo material era importante pero no lo más importante, como cuando el dinero tal vez era necesario pero no era lo que le hacia reír o llorar. La persona debe tratar de volver a pensar como niño con la responsabilidad de un adulto y a lo mejor su sonrisa y el trato de los demás será realmente sincero.

También es bueno hacer este ejercicio: cada día repita en su cama a la hora de levantarte a cuántas personas ama y cuántas personas la aman. Todos los días trate de agregar personas a la lista (al menos una) y mirará la diferencia día por día.

¿Qué tan perjudicial es no saber manejar ese nuevo nivel económico, social, profesional? Estamos en un mundo social que juzga por lo bueno y malo que se haga, por el comportamiento y trato con los demás. A lo mejor la persona nunca se da cuenta de lo que los demás piensan de ella, pues no les importa, ya que tiene su dinero y su éxito. Pero la pregunta es ¿qué tan feliz y completo me siento?

Muchas personas no saben manejar con altura la idiosincrasia que pueda ofrecer la vida y no se dan cuenta que los estratos realmente no marcan nada dentro del comportamiento individual de cada persona. Es muy bueno mejorar y superarse en la vida, pero esto es mejor aún cuando entendemos que en la vida estamos de paso y lo mejor es cultivar una huella que perdure por mucho tiempo, aún cuando no estemos. Lo demás es efímero y no repercute ni en la vida ni después de ella.

test

¿Está cometiendo los siguientes errores?

1. ¿Después de ese ascenso ha venido ignorando a su familia y amigos cercanos?

2. ¿El tiempo que destina para usted es muy poco, pues se siente encarcelado en esa nueva imagen que tiene que proyectar?

3. ¿Ha dejado de hacer las actividades que tanto le fascinaban porque ya no le resultan que vayan con su perfil?

4. ¿Dejó de disfrutar esos asados con sus amigos porque ahora debe tomar clases de golf, que aunque le parecen aburridísimas van con su status?

5. ¿Ha dejado de ser extrovertido, por aparentar lo que no es?


LA VOZ DEL EXPERTO

Leonel Vidal

Motivador personal

¿Cómo pueden las personas manejar los reconocimientos sin que les cambie su esencia?

El poder, la fama, el dinero, el reconocimiento, requiere de una preparación, pero no porque la persona piense que en cualquier momento volverá a su estado de antes, a esa circunstancia del pasado.

No hay que perder la condición humana, mi esencia, tener claro que todos los seres humanos somos iguales en esencia, comunes y corrientes y especiales. Si tengo claro eso no tengo motivos para mirar por encima del otro.

Casi nadie ha estado preparado para el éxito económico, para la fama, para asumir el poder, pero mientras se tenga claro lo anterior, no se caerá en la prepotencia ni en atropellar a los demás.

Cuanto más nos preparemos seremos personas muy queridas, accesibles, comprensibles, buenos seres humanos”.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad