Publicidad
Publicidad
Jue Dic 8 2016
23ºC
Actualizado 11:19 am

Los campeones del incumplimiento | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-02 05:00:00

Los campeones del incumplimiento

Los campeones del incumplimiento

Finalmente, el sistema de transporte masivo se puso en marcha dos meses tarde y de manera parcial, con una buena aceptación de la ciudadanía y un servicio que hasta el momento cumple con las expectativas, lo cual no es óbice para olvidar las innumerables dificultades, la infinita paciencia y hasta la alta dosis de resignación a la que debieron recurrir los habitantes de Bucaramanga y el área metropolitana durante el tiempo de duración de las obras.

Sin embargo, como si esa larga experiencia no hubiera sido más que suficiente para poner a prueba el aguante de los santandereanos, que en general no quisieran volver a tener una vivencia parecida en las próximas décadas, la historia de la construcción de la doble calzada que de Girón conduce a Lebrija, parece escrita sobre papel carbón.

Un papel carbón que ya registra también demoras excesivas, promesas incumplidas, desórdenes de todo tipo, ineficacia por punta y punta y hasta apatía por parte de los responsables de la obra.

Es que al igual que en el caso de Metrolínea, en esta oportunidad tampoco hay que ser ingeniero civil para saber que el nuevo plazo para completar el trayecto, fijado por el contratista para diciembre de este año, tampoco se va a cumplir. Sobre todo, si se continúa trabajando al ritmo paquidérmico de las últimas semanas.

De la misma manera, a la lentitud inagotable en el ritmo de los trabajos hay que agregarle la pésima señalización de los mismos, responsable de más de un accidente.

Pero eso no es todo. Resultaría insensato pasar por alto en este listado lo que ha ocurrido con el puente de Flandes, cuya construcción comenzó dos años tarde pero ya dice presente con los interminables atascos en el tráfico que ha producido últimamente.

En fin, varios contratistas, pero particularmente los que han operado en Santander, se han convertido en los campeones del incumplimiento, un vergonzoso torneo en el cual el perdedor es el ciudadano del común, que debe afrontar pérdidas de tiempo y económicas por culpa de ese listado de incompetencias que parece crecer todos los días.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad