Oasis | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-03 05:00:00

Oasis

En su mensaje a los atenienses no mucho antes de su muerte, Sócrates dijo esta gran verdad:
Oasis

“Toda mi ocupación es persuadiros, jóvenes y adultos, de que lo primero es el cuidado del alma y su perfección.

Ese cuidado está antes que cualquier otro; antes que el cuidado del cuerpo y de las riquezas.

Lo primero no es amontonar riquezas o adquirir honores, es trabajar para hacer tu alma tan buena como pueda serlo”.

Acusado injustamente, Sócrates dio la vida por sus ideales y su mensaje aún nos interpela.

Pero cuesta asumirlo y vale la pena recordar la confesión del narcotraficante Rasguño cuando lo apresaron:

“Daría todo el dinero que he acumulado por estar tranquilo en mi casa con mi familia”.

Es fácil decir que lo prioritario es el amor o el cuidado del alma, pero ¿cuántos lo practican?

****

Sabio es aquel que vive para amar, sabio es aquel que se maravilla y aquel que se reinventa.

El sabio no necesita mucha información, sólo necesita una consciencia despierta.

Puede que no tenga un credo, pero todo lo que hace es sagrado y vive en sintonía con Dios.

Un sabio puede ser una persona iletrada, pero sabe vivir y está en paz con su alma y con la vida.

Es consciente de que está de paso y no se apega, todo lo entiende y perdona, valora las diferencias y respeta.

Un ser inteligente puede brillar en altos cargos, un sabio vive lejos de esos escenarios.

Crece en el amor a través de un perfeccionamiento exigente en el arte de amar y de una consciencia iluminada.

La felicidad está en el servicio, no en el poder; en la paz interior, no en el agite; en convivir y compartir, no en competir.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad