Ahora, a vestirse despacio | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-03 05:00:00

Ahora, a vestirse despacio

Despu√©s de la hist√≥rica y afortunada sentencia de la Corte Constitucional sobre el referendo¬† reeleccionista, parece que la poblaci√≥n colombiana le dio vuelta a la p√°gina y¬† sigui√≥ en su rutina (para millones la rutina del rebusque, sin ma√Īana previsible);¬† quienes tenemos inter√©s y oportunidad comenzamos a mirar hacia un futuro sin la continua presencia de √Ālvaro Uribe¬† en la jefatura del Estado. Qu√© buena noticia para esa cosa tortuosa, incierta, indispensable¬† y conflictiva que es la democracia. Uribe ya no estar√° all√≠, pero varios aspirantes querr√°n convencer a¬† los electores de que est√°n vestidos con las ropas del emperador y buscar√°n encontrar el adem√°n y el talante m√°s parecidos a los del Presidente que se va en agosto.
Ahora, a vestirse despacio

Es que Uribe es ahora una marca registrada. ¬ŅQui√©n ser√° el due√Īo leg√≠timo de la franquicia? ¬ŅSer√° capaz la franquicia de impulsar a un mortal hasta la Casa de Nari√Īo? ¬ŅNo se ir√° el electorado detr√°s de una nueva ilusi√≥n, de un nuevo h√©roe? Todo eso est√° por verse.

Vienen las elecciones al Congreso. M√°s all√° de los insulsos y frecuentemente rid√≠culos ¬ďmensajes¬Ē electorales propios de idiotas, en dos semanas sabremos si la instituci√≥n legislativa continuar√° hundi√©ndose en un pantano de indignidad e incompetencia √©tica, o si hay algunos signos de rescate. Son pocas las esperanzas, realmente. Sabremos si las mayor√≠as del pr√≥ximo Congreso ser√°n relativamente durables, si alcanzar√°n a quedar en una foto formal, o si ser√°n, como ahora, una marea cuyos movimientos y volantines tienen precio.

En todo caso, el 15 de marzo arrancar√° de veras la campa√Īa presidencial.¬† Todos los alfiles estar√°n dispuestos. Los elegidos se pondr√°n juiciosos a trabajar por su franquicia o por el nuevo mes√≠as.

Y en junio vendr√° el d√≠a del juicio. Ser√° cuando la persona elegida se baje de los mensajes de inspiraci√≥n y vehemencia y aterrice en las urgencias administrativas del Estado. Pero habr√° algo por encima de todas ellas: Desde la Casa de Nari√Īo debe irradiarse una nueva luz que deje ver una imagen m√°s apacible, m√°s ritual, m√°s augusta del Estado y sus instituciones; el Estado de Derecho es una invenci√≥n humana cuya creaci√≥n y perfeccionamiento han costado muchas guerras, muchos dolores en todas partes del mundo.¬† La preeminencia del Estado de Derecho con todos sus abalorios no se logra mediante decretos u √≥rdenes administrativas, sino que es el resultado de una cultura. De un modo de ser. De un talante que procede de las c√ļpulas del Estado. El tal Estado de Opini√≥n no es m√°s que una montonera que es proclive a la violencia, al atajo doloso, al abuso de poder. L√°stima que haya sido Napole√≥n Bonaparte el autor de un chascarrillo sabio: ¬ďV√≠stame despacio, que estoy de prisa¬Ē.¬† Por no hacerle caso a esta sentencia, Bonaparte pudo ser un genial caudillo militar, pero fue uno de los tiranos m√°s nocivos de la historia.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad