Mi hermano: ¿Privilegio o pesadilla? | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-03 05:00:00

Mi hermano: ¿Privilegio o pesadilla?

Las relaciones familiares en la época de la adolescencia generalmente son algo accidentadas debido a los cambios a los que se enfrentan los jóvenes en esa etapa.
Mi hermano: ¿Privilegio o pesadilla?

Sin embargo, las diferencias que se presentan entre padres e hijos y las que se presentan entre hermanos tienen causas completamente diferentes y están relacionadas con factores ligados al crecimiento.

Es decir, el dinero, las responsabilidades, los permisos, los lujos y la convivencia son aspectos que son parte del diario vivir de los hermanos, quienes buscan tener igualdad de condiciones el uno respecto al otro en todos los ámbitos de su cotidianidad.

María Emilsen Acevedo, psicóloga, explica que “cuando en una casa hay más de un niño, es normal que surjan algunos problemas. Suele suceder que los hermanos tomen cosas prestadas, y no siempre las devuelven en las mejores condiciones. Por un lado, los hermanos pequeños tienen la impresión de que sus hermanos mayores pueden hacer todo lo que quieren y por otro lado los hermanos mayores tienen la sensación de que el bebé de la casa es el centro de atención de la vida familiar. Éstos son problemas típicos que afectan a hermanos de todas las edades y lugares del mundo”.

No obstante, el ser el mayor o el menor de la familia implica situaciones diferentes en cada uno de los casos; por ejemplo si el hermano mayor tiene 17 años y el menor 14 años, las cargas de responsabilidad, el dinero que les será otorgado, y los lujos que cada uno obtiene serán diferentes, ya que la madurez de cada uno es desigual y será consecuente con aquellas cosas que les concedan o les nieguen.

Para Fabiola Zúñiga, Psicóloga, “los padres deben ser muy cuidadosos en la manera en como tratan a sus hijos y las responsabilidades que les delegan, y deben tratar de llevar el mismo nivel de exigencia con cada uno de ellos, pero acorde a la edad que tienen. Así ninguno sentirá que el otro es el favorito y las relaciones en la familia en general mejorarán, ya que no se presentarán casos de rebeldía por llamar la atención”.

¿Pesadilla o un privilegio?

Aunque definitivamente tener una hermana o hermano es un privilegio debido a la compañía y el apoyo incondicional que representan, la respuesta a esta pregunta es relativa al contexto tanto espacial como temporal en el que se ubique.

Al respecto Zúñiga argumentó que “las relaciones que llevan los hermanos dependen de la edad y de los espacios que compartan; no es lo mismo cuando son niños, jóvenes o adultos, o cuando están en la casa, colegio o parque, las actitudes que van a asumir en todos los casos son completamente diferentes, ya que cada espacio y tiempo demanda una actitud diferente”

Expertos han revelado que las relaciones entre hermanos pasan por tres etapas decisivas.

La primera se da en la niñez, cuando los hermanos se encuentran en esa etapa de la vida, son mucho más cercanos, se establecen lazos de apego y compañerismo y hacen las veces de los primeros amigos.

Posteriormente en la etapa de la adolescencia se presenta un distanciamiento muy marcado, ya que esa por ser una etapa en la que los jóvenes empiezan un proceso de autodescubrimiento en el cual definen sus gustos y se perfilan como personas, las diferencias con sus pares se acentúan y por ende las relaciones con los hermanos entran en un periodo de crisis.

Y por último, en la etapa de la adultez, los lazos de hermandad se hacen más fuertes ya que con la madurez que implica esa etapa de la vida, se asume realmente la dimensión de lo que representa un hermano en la vida de cualquier ser humano.

Clases de hermanos

La naturaleza de la relación de hermanos varía y puede clasificarse dentro de las distintas categorías:

Los íntimos En esta relación los hermanos valoran su relación más que sus matrimonios, y permanecen muy cercanos.

Los afables En este caso los hermanos son amigos, pero dan más importancia a sus respectivos matrimonios, hijos, etcétera.

Los leales En esta clase de relación las reuniones familiares, los matrimonios, las festividades, etcétera, son las únicas ocasiones en que los hermanos se encuentran. No hay mayor interacción entre los mismos concluidos estos eventos.

Los apáticos Este tipo de hermanos permanecen indiferentes entre sí y en rara ocasión evidencian contactos.

Los hostiles Éstos son los hermanos que sienten resentimiento el uno por el otro, posiblemente como continuación de una rivalidad iniciada en la infancia.

 

preguntas y respuestas

Naëla es una nueva promesa de la música nacional, tiene 19 años y hace pocos meses lanzó su sencillo ‘No quiero estar sin ti’.

Ella habló con ‘Jóvenes’ sobre el tema de la semana, y esto fue lo que nos dijo de la relación que lleva con sus hermanos.

Jorge Sanabria

Colaborador VL

¿Por qué la comunidad juvenil debe seguir la música de Naëla?  Los jóvenes deben seguir mi música porque se que es un lenguaje universal, en este caso es mi hoja de vida y mi voz la que me da la oportunidad de presentar mis historias, anécdotas y vivencias al mundo, es un don. Creo que todos tenemos algo especial que Dios nos ha regalado y para mi es cantar, enamorar, dar fuerza y gracias a esto puedo llegar a personas con mi puesta en escena para que sientan y vivan una historia de verdad con sensaciones que muy pocos pueden llegar a trasmitir.

¿Cómo recuerda la etapa del colegio? ¡Loca y divertida como yo jajajajaja! La verdad tuve la oportunidad de compartir con muchas personas y vivir en diferentes países y ciudades como Barranquilla, Bucaramanga, Bogotá, Argentina, y cada lugar tiene su recuerdo y su historia. ¿Qué lugar ocupa dentro de sus hermanos? Soy la última, pero la primera en casi todo…jajaja, ¡entenderán lo de consentida!

¿Cómo ha sido la relación con sus hermanos mayores? Perfecta, afortunadamente tengo una buena relación con los dos, mi hermano Mauricio que es el mayor me entiende al 100% pues a los dos nos gusta la música y con Lina que es la segunda, tengo una relación muy linda, solo que es más cerrada. Aunque no faltan las peleas, pero en sí somos muy unidos, salimos los tres a rumbear, hacemos paseos, viajamos juntos, en fin compartimos todo el tiempo.

Naëla Entonces: Hermano mayor ¿Privilegio o Pesadilla? Mi hermano mayor definitivamente es un privilegio que Dios le ha podido regalar a mi vida, ya que él es mi mejor apoyo a nivel personal y profesional, gracias a él tengo fortaleza en esta carrera; ya verán más adelante porque digo esto.

Un mensaje para los lectores de Jóvenes: Creo que el mejor mensaje que les puedo dar  es que nunca dejen de luchar por sus sueños, que sean perseverantes y nunca se dejen decaer a pesar de las circunstancias. Con la ayuda de Dios acompañada de alegría, entusiasmo, amor, paz y mucha dedicación alcanzaremos todo lo inimaginable.

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad