Publicidad
Mar Abr 25 2017
25ºC
Actualizado 01:54 pm

Elogio de la gratitud | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2008-08-30 01:22:46

Elogio de la gratitud

Permítanme transcribir parte del discurso pronunciado por el doctor Luis Alfonso Díaz Nieto en la condecoración de profesores de la Universidad Pontificia Bolivariana:
Elogio de la gratitud

¬ďAlguien dijo que la verdadera gratitud es la memoria del coraz√≥n; no se reduce a la palabra que se pronuncia en ocasiones especiales, es mucho m√°s, es sentimiento que anida en el coraz√≥n, se manifiesta en cada instante de nuestras vidas y se nutre de nuestras acciones.

Somos agradecidos cuando respetamos a los demás, cuando los tratamos como lo merece su dignidad humana. Nos respetamos, respetando a los demás sin discriminación alguna.

Somos agradecidos cuando servimos con generosidad, sin contraprestaciones, sólo por la satisfacción de servir porque sabemos que esto agrada a Dios.
Somos agradecidos cuando actuamos con lealtad a los principios institucionales, comulgamos con ellos, y nos comprometemos a contribuir al cumplimiento de su  Misión.

Somos agradecidos cuando, alrededor nuestro, construimos una cultura de la confianza.

Sentir que se confía en uno es el mayor estímulo que tiene el ser humano para actuar correctamente, por el contrario la desconfianza produce ansiedad y estimula la simulación. La confianza implica confiabilidad, es decir ser digno de la confianza de los demás.

Somos agradecidos cuando nuestras relaciones son transparentes, auténticas, y cuando existe concordancia entre lo que decimos ser y lo que realmente somos.
La gratitud suele acompa√Īarse de un presente. Mi presente, hoy, es el compartir con ustedes algunos postulados definidos en la declaraci√≥n final de la Cuadrag√©sima Quinta Asamblea Ordinaria de los Obispos de Colombia, realizada en 1998, denominada ¬ďColombia se construye desde la educaci√≥n, una tarea de todos¬Ē, cuyos postulados son:
¬ďQue la educaci√≥n forme para la convivencia pac√≠fica. Que los idearios educativos, de todas las modalidades de la educaci√≥n, tengan fundamento espiritual, trascendente, √©tico y moral.

Debemos educar para la vida y el amor. Que todo colombiano respete la vida humana desde la concepci√≥n hasta la muerte natural, que, formados en la afectividad, seamos capaces de ofrecer y recibir ternura, de contemplar la belleza y comprometer nuestra vida por nobles¬† ideales. Comprometedor desaf√≠o que nos invita a tender, a trav√©s de la educaci√≥n y de nuestras acciones, puentes de hermandad que contribuyan a la construcci√≥n de una cultura para la paz. Este es un presente de todos y para todos, y que con mi gratitud deseo que sea realidad en este hogar, la familia¬† Pontificia Bolivariana.¬Ē

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad