Se es o no se es | Noticias de santander, colombia y el Mundo

2010-03-13 00:19:05

Se es o no se es

Intente leer al rev√©s el t√≠tulo de esta p√°gina. Si lo hace, descubrir√° que la frase ¬Ďse es o no se es¬í dice lo mismo de atr√°s para adelante.
Se es o no se es

El ejercicio planteado no es gratuito. Sirve para explicar que usted debe ser tal cual es; mejor dicho, no se le est√° permitido ser doble.

 

¬°Bueno! dig√°moslo de otra forma: le corresponde tener car√°cter.

No resulta f√°cil escribir de este asunto; sobre todo en un mundo que obliga a muchos a comportarse de una manera algo ¬Ďfr√≠a¬í y ¬Ďcalculadora¬í.

Sin embargo, el car√°cter va m√°s all√° de cualquier estrategia. √Čl nos hace irradiar credibilidad, sensatez y confianza.

Alguien con carácter sabe decir no con amor; admite su equivocación con donaire y, de manera especial, reconoce que sus palabras se traducen siempre en acciones.

Como seres humanos, por ejemplo, podemos tener la gallardía suficiente como para alegrarnos del éxito de los demás, sin sentir envidia.

¬ŅTercos? ¬°no!

Ojo: tener car√°cter no implica que usted, en alg√ļn momento, no pueda alterar su punto de vista. Las opiniones no est√°n hechas de m√°rmol; ni mucho menos son inalterables.

As√≠ las cosas, ¬Ņpor qu√© sentenciamos al comienzo de este texto que ¬Ďsomos o no somos¬í?

Lo que sucede es que debemos aprender a respetar nuestros principios, sin que por ello nos olvidemos de que el mundo que nos rodea es viviente.

En alg√ļn momento, el espejo nos puede mostrar una realidad muy distinta de la que nosotros pens√°bamos.

La verdad es que existen muchas personas que no tienen durante su vida m√°s que una idea y, por lo mismo, nunca se contradicen. Pero, eso no es tener car√°cter: ¬°eso es ser terco!

¬ŅConoce a alguien as√≠?

En este mundo siempre se aprende y, por lo tanto, cada día se convierte en una gran lección.

Lo que hoy es verdad, ma√Īana es mentira. Suele ocurrir que lo que ayer usted cre√≠a acertado, hoy lo considera err√≥neo. La clave del car√°cter es que a usted no le d√© pena reconocerlo.

Que se sonroje, no quiere decir que usted no tenga car√°cter.

Su cabeza es redonda, no para le haga juego con su cuerpo, sino para que su pensamiento tenga suficiente espacio como para apuntarle a muchas direcciones, sin traicionar sus valores.

Eso no quiere decir que usted se levante hoy blanco, en la tarde sea azul y en la noche se acueste de color amarillo. ¡Ni más faltaba ser como el camaleón! Ser así es no ser nada.

Nos conviene tomar una posición y defenderla en los términos de la sensatez y de la lógica, desterrando cualquier vicio de terquedad o de hipocresía.

Ya sea porque lo demuestren o no, las personas nos impactan por su car√°cter.

Los recuerdos que tenemos de quienes han marcado de alguna manera positiva nuestra vida, tienen que ver con su car√°cter.

Por ese motivo, lo que un hombre ¬ďes¬Ē se convierte en su legado.


¡Así se construye el carácter!

Es evidente que la solidez del car√°cter no aparece de repente; tiene que ser desarrollada de una manera intencional.

Muchos sostienen que el car√°cter se forma desde la misma cuna.

No hay gente brava, sino gente con carácter. No es que alguien hable duro, es que así se expresa: claro y preciso.

El car√°cter en un ser humano es la fuerza constante de su voluntad. Un ser que tenga esta ¬Ďarma¬í es eso: un hombre cabal y firme en sus designios.

Ojo como nos comportamos, porque demostramos nuestro car√°cter; el cual es una tendencia a actuar de determinada manera.

Para moldear nuestro car√°cter, hay que ejecutar varios ejercicios que fortalecen los ¬Ďm√ļsculos¬í de la voluntad. Tenga presente que es como en los gimnasios: hay que hacer movimientos repetidos que suponen esfuerzos sanos.

Si usted no le pone empe√Īo a algo, no logra nada.

Veamos un ejemplo de ello:

Cuando usted dice que hace algo porque es su deber, tiene car√°cter.

Pero, si hace algo, aunque no le apetece, sólo para agradar a esa persona que es su jefe, es probable que termine aburrido.

Ejerc√≠tese cada d√≠a para hacer que sus principios triunfen, aunque sea en las cosas peque√Īas.

Recuerde aquello de que por un clavo se perdió una herradura, por una herradura un caballo, por un caballo un caballero, por un caballero una batalla, por una batalla un ejército y por un ejército, la vida misma.


EJERCICIO

* Un par de veces por semana, decídase a hacer dos cosas que a usted no le gusten, pero que son importantes para usted y los demás.

* Fíjese un propósito claro y específico.

* Procure mantener buenas conversaciones con una persona de quien esté seguro de su integridad.

* Sin importar si son grandes o peque√Īas, escriba las promesas que usted hace y, sobre todo, ¬°c√ļmplalas!

* Responsabilícese por cada una de las palabras que pronuncie, esté al frente del que sea.

 

Publicada por
Contactar al periodista
Publicidad
Publicidad
Publicidad